Observaciones sobre la edición 2015 de los Encuentros del Puerto del Futuro: ¿qué perspectivas para los puertos franceses?

Publicado por  4 enero, 2016 9:52 am Deja tus comentarios

Entrevista: Philippe JOSCHT, director de la Dirección Técnica Agua, Mar y Ríos (DTecEMF) del Cerema (Centro de estudios y asesoramiento sobre Riesgos, Medioambiente, Movilidad y Desarrollo)

ITW_Philippe_Joscht_photoLa Dirección Agua, Mar y Ríos, heredera del antiguo “Cetmef”, proporciona, dentro del Cerema, conocimientos especializados en los asuntos que tienen que ver con el agua. Entre sus acciones se incluyen estudios y peritajes, investigación, capitalización e intercambio de conocimientos en materia de recursos hídricos. Desde 2011, La Dirección organiza los Encuentros del Puerto del Futuro en los que la AIVP tuvo el placer de participar en varias ocasiones.

AIVP: Usted señala que el transporte evoluciona porque las rutas marítimas cambian, lo que favorece principalmente al continente africano y porque continúa la carrera por el gigantismo de los buques, lo que podría plantear problemas de seguridad en el futuro. ¿Qué adaptaciones deben implementar los puertos franceses para mantenerse en carrera?

Philippe JOSCHT: En primer lugar, la principal ambición de los puertos debería ser la consolidación de sus hinterlands. Se trata de organizar la logística y de mejorar las conexiones de los puertos franceses. Es necesario seguir trabajando sobre estos aspectos, conseguir un servicio de transporte de mercancías ininterrumpido y minimizar los costes de transbordo a los medios de transporte fluvial por ejemplo. En un informe parlamentario anterior, se mencionó que el mejoramiento del nivel de las conexiones de los puertos franceses costaría cerca de 2,6 mil millones de euros. Es un esfuerzo importante, pero no resulta tan desmesurado en el mediano plazo. Además, es preciso ofrecer servicios de transporte. Para esto, tomemos el ejemplo de la Rochelle: el puerto se transformó en “organizador de flete ferroviario” reservando franjas para 3 a 5 años e implementando un servicio de comisión de transporte para beneficio de todos sus clientes. Y funciona: el tráfico ferroviario del puerto aumenta considerablemente. Comprendemos bien hasta qué punto pueden influir los servicios logísticos terrestres en la organización de los flujos marítimos.

AIVP: El Puerto del Futuro evoca naturalmente nuevas tecnologías y el uso de sistemas informáticos que vienen a respaldar una logística más eficiente. ¿Cuáles fueron las conclusiones de los Encuentros en esta materia?

Philippe JOSCHT: En efecto, el puerto del futuro es un puerto conectado, lo que contribuye al puerto logístico y al puerto seguro. La desmaterialización de los flujos de información se transforma en un importante motor. La cadena de producción está dirigida por la demanda y, en consecuencia, por la cadena de información. Un buen paso portuario se prepara desde las etapas más preliminares, desde la partida de la mercancía, pero las informaciones posteriores al traslado también son fundamentales hasta el último kilómetro. Las plazas portuarias pueden tratar hasta 1M de mensajes. Dicha cantidad de información ya no es compatible con el ingreso manual de datos. Otro ejemplo es aquel del Sistema de Información Fluvial (SIF) puesto en práctica en una parte del Sena. Permite conocer las alturas del agua, la naturaleza y la cantidad de cargamento, la obstrucción de las esclusas y la información en caso de peligro. Todo esto permite una eco-planificación de los viajes. Por último, es preciso seguir desarrollando los open data, como la experiencia del “smart port” de Rotterdam. Los puertos franceses no han llegado todavía a este punto, pero deben llevar a cabo esta misma reflexión y cuestionarse también sobre la interoperabilidad de los sistemas.

AIVP: Hoy en día, la dimensión ambiental representa un desafío que nadie puede eludir. ¿Cómo se recibe esta “restricción” y qué medidas concretas son adoptadas por los puertos?

Philippe JOSCHT: Los ciudadanos son cada vez más sensibles a los problemas del medio ambiente, lo que se aplica a todos los ámbitos y todos los proyectos de desarrollo. Los puertos no están libres de esta marcada tendencia, en especial porque en las zonas litorales, nos encontramos con numerosas zonas protegidas y lugares calificados de “notables”. Es preciso que los puertos integren esta preocupación desde las primeras etapas. No hay que considerar la preservación del patrimonio como una restricción antieconómica; al contrario, los puertos son actores de la ordenación que deben disponer de un proyecto estratégico que incluya al desarrollo ambiental tal como incluye al desarrollo social y el desarrollo económico. En términos de medidas concretas, ya hay muchas: desarrollo de luminarias LED, tratamiento de las aguas de escorrentía, electrificación de las grúas, monitoreo ambiental, tecnologías que reducen las emisiones con GNL, depuradores de humos, conexión eléctrica de buques a tierra…

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

AIVP: La innovación, la automatización y el gigantismo son desarrollos que pueden aportar también muchas incertidumbres. ¿Será sostenible el Puerto del Futuro?

Philippe JOSCHT: El puerto del futuro debe estar al acecho de las innovaciones porque son necesarias. Los puertos deben superar un enorme desafío: en peligro debido a la baja de los cánones del transporte de productos petroleros, su modelo económico debe evolucionar. El Puerto del Futuro sostenible también debe tomar en cuenta los efectos del cambio climático. La verdad es que estamos recién en etapa de comprensión de los fenómenos relacionados con el cambio climático. Tanto para las obras portuarias como para todas las obras de defensa del litoral, es preciso poner en práctica un trabajo exhaustivo de análisis, simulación y definición de medidas preventivas. El tema de la adaptación de las obras portuarias se plantea además con respecto a la carrera por el gigantismo. ¿Dónde va a parar? Es posible que los problemas de seguridad terminen por normar el tamaño de los buques. Por último, a pesar de que los imperativos en materia de seguridad presionan cada vez por aislarse, el puerto es también un espacio urbano con relaciones ciudad puerto que deben ser sometidas a un trato cuidadoso.

AIVP: ¿Prevé el Cerema colaboraciones con los entes territoriales y principalmente las ciudades portuarias? Si la respuesta es afirmativa, ¿sobre qué temas?
Philippe JOSCHT: El Cerema ya es socio de larga data de los entes territoriales, ya sea en materia de peritaje o de capitalización/difusión de conocimientos y experiencias. En particular, en su proyecto estratégico, tiene programado utilizar desde 2016 parte de sus medios para desarrollar nuevas modalidades de trabajo con los entes territoriales, propiciando innovación y acciones de asociación sobre temas prioritarios para sus intereses. La puesta en marcha de la Gestión de Medios Acuáticos y Prevención de Inundaciones (GEMAPI), por ejemplo, o experimentaciones para nuevas formas de movilidad, tales como el uso compartido de vehículos privados, podrían ser objeto de búsquedas de asociaciones. Esto podría involucrar también temas de otros ámbitos tales como la transición energética, la gestión del patrimonio y el desarrollo.
Se deberían lanzar convocatorias de socios para proyectos cofinanciados entre el Cerema y los entes territoriales, con el fin de acompañar a los actores de los territorios en su búsqueda de soluciones y, posteriormente, generar síntesis para compartir las innovaciones y los conocimientos especializados a nivel nacional. Nada impide, al contrario, que una ciudad portuaria responda a una de estas convocatorias.


Download the program of the Assises du Port de Futur 2015

Download the interventions

PARTAGER

Deja un comentario