El Puerto de Vancouver: responder a los desafíos del crecimiento de manera sostenible

Publicado por  8 febrero, 2017 12:32 pm Deja tus comentarios

itw_vancouver01_duncan-wilson_110Entrevista con Duncan Wilson, Vice Président, Corporate Social Responsibility, Vancouver Fraser Port Authority, Canada.

Vancouver Fraser Port Authority es miembro de la AIVP despues 2015.

Más del 50% de la población de Columbia Británica vive en la metrópolis de Vancouver, una región cuya geografía limita la cantidad de terreno disponible. Según las estimaciones actuales, de aquí al 2041, un millón de personas más deberían llegar a vivir a esta metrópolis. Al mismo tiempo, los intercambios comerciales de Canadá también se encuentran en crecimiento, particularmente con Asia y aquellos que pasan por el Puerto de Vancouver. El Puerto de Vancouver es el mayor puerto canadiense. Por él pasan cerca del 20% de los intercambios de mercancías del país (en valor). Las 1450 ha de terrenos administrados por Vancouver Fraser Port Authority ya se encuentran casi todos utilizados. De aquí a 10 años podrían no quedar más terrenos utilizables en la región para estos intercambios crecientes, lo que vuelve la tarea del puerto particularmente compleja. ¿Cómo logra el Puerto de Vancouver responder a estos desafíos, sin dejar de proteger el medioambiente, responsabilidad legal que tiene por ser una autoridad portuaria?

AIVP – De acuerdo con las últimas estimaciones, la presión ejercida sobre los terrenos industriales disponibles y, de forma más específica, los posibles conflictos en la interfaz entre el working waterfront y los usos en las zonas adyacentes, probablemente aumenten. Estos desafíos se encuentran claramente identificados en su visión estratégica “Port 2050” y su Plan de uso de suelos (octubre 2014). Su proyecto “Low Level Road” nos parece un buen ejemplo para ilustrar estos conflictos de posibles usos, y para comprender mejor su estrategia y las soluciones puestas en acción para darles respuesta. En relación a este proyecto, ¿podría decirnos más acerca de los problemas que debían ser resueltos y cómo los abordó?<

Duncan Wilson – En 2008, identificamos junto con nuestros socios 17 proyectos de infraestructura en el área de Vancouver que permitirían acompañar el crecimiento de los intercambios, minimizando los impactos del crecimiento portuario sobre las comunidades locales.

El proyecto Low Level Road era uno de estos 17 proyectos. Implicaba el realineamiento y la elevación de casi 2,6 km de una carretera pública muy frecuentada, paralela a varias terminales del Puerto a los que también llega. Este realineamiento permitió liberar espacio para crear dos nuevas líneas ferroviarias y mejorar la eficacia del traslado hacia el ferrocarril, y la capacidad de esta modalidad. Incluye también la reconfiguración de tres intersecciones, la mejora de las ciclovías, y permite responder a los desafíos de seguridad, de actividades recreativas, y de ruido relacionados con las operaciones portuarias presentes a lo largo de la carretera.

itw_vancouver02_lowlevelroadconstruction-copyrightportofvancouver

Low level road construction – 2014 © Vancouver Fraser Port Authority

El proyecto Low Level Road tal y como fue diseñado incluye nuevas pasarelas peatonales, la reforma de caminos existentes y permite de esta forma proponerles a los peatones y a los ciclistas más seguridad y al mismo tiempo una estética renovada. Permite también alargar un recorrido que, una vez concluido, será totalmente accesible para la comunidad a lo largo de sus 35 km.

Las medidas compensatorias ambientales incluyen la eliminación de especies invasivas, la instalación de dos sitios de anidación artificiales para las águilas, y un tratamiento paisajístico para introducir especies indígenas. Como complemento, los muros de contención fueron utilizados para valorar artísticamente, haciendo referencia a toda la riqueza indígena de la zona, y de la industria forestal.

El compromiso de la comunidad y de las partes implicadas fue desde el comienzo un elemento esencial del proyecto de reforma. El Plan fue perfeccionado a través de un procedimiento de consulta pública que involucró a los habitantes, las Naciones Originarias de Canadá, los dueños de empresas y los equipos urbanos. Al final, este plan también pasó por modificaciones consecuentes, que considerasen las sugerencias de la comunidad. Como ejemplo podemos citar la altura de la carretera, que fue bajada, y la mejora de planes que conciernen los impactos visuales, las paredes anti-ruido, el componente estético, y el tratamiento paisajístico.

El proyecto costó en total 101,6 millones de dólares canadienses. La construcción empezó en marzo de 2013 y la carretera fue abierta para la circulación de doble sentido en octubre 2014. El proyecto terminó oficialmente en marzo 2015, a tiempo, y respetando el presupuesto inicial. Es el único proyecto de infraestructura vial, y apenas el segundo proyecto canadiense, en haber recibido un Platanium award de parte de Envision, Institute for Sustainable Infrastructure.

El enfoque que adoptamos con el proyecto Low Level Road es hoy en día considerado una referencia para los proyectos de infraestructuras que la Vancouver Port Authority realiza. Dada la gran cercanía del puerto a las áreas pobladas, los próximos proyectos de extensión implicarán una consulta minuciosa y un diseño que permita no sólo responder a las necesidades concretas del puerto, sino también tomar en cuenta todos los impactos sobre el medioambiente y las poblaciones locales. Una visión de largo plazo que integre todos los aspectos de la sostenibilidad será necesaria, tal como lo ha demostrado el proyecto Low Level Road.

itw_vancouver04_aerialcruiseshipsdepart_copyrightportofvancouver

AIVP – De hecho, desde el punto de vista medioambiental, el Puerto de Vancouver es reconocido por tener una estrategia sostenible muy proactiva y de múltiples facetas. ¿Podría explicarnos por ejemplo algunas de las acciones de su programa en relación al aire, a la energía y al clima?

Duncan Wilson – Nuestro mandato, tal como lo define el Canada Marine Act, es promover el comercio de Canadá asegurando siempre un alto nivel de seguridad, protegiendo el medioambiente sin dejar de tomar en cuenta a las poblaciones locales. Protegemos el medioambiente de dos formas: por un lado a través de procedimientos muy rigurosos de evaluación ambiental de los proyectos, y por otro lado a través de numerosos programas ambientales.

Tenemos programas sobre la calidad del aire y del agua, sobre la protección de los mamíferos marinos, y muchos más. Citaré por ejemplo nuestro programa de reducción de emisiones en los sectores clave de la cadena logística del puerto tales como los barcos, los camiones, las terminales, o las locomotoras. Desarrollamos y ponemos en práctica desde 2007 una estrategia para el aire puro – la Northwest Ports Clean Air Strategy – que elaboramos en conjunto con los puertos de Tacoma Seattle y con socios gubernamentales. Su objetivo era la reducción de las emisiones de partículas diésel en un 75% por tonelada de mercancías en 2015 y 80% para 2020.

itw_vancouver05_shorepower_copyrightcochranMarine_fr

Shore Power, @ Cochran Marine

Otro ejemplo es nuestra terminal de cruceros de la Place du Canada que, en 2009, se convirtió en la primera de Canadá y la tercera del mundo, en ofrecer corriente eléctrica en los muelles a los cruceros. Desde 2010 la cantidad de conexiones de estos barcos al suministro de energía en tierra ha aumentado en un 58%, lo que significa una reducción de más de 10 000 toneladas de emisiones equivalentes en dióxido de carbono.Esperamos de la misma manera poder ofrecer en un futuro muy cercano el suministro de energía eléctrica en dos de nuestras terminales de contenedores.

itw_vancouver06_copyrightortofvancouver

Canada Place Cruise Terminal

AIVP – En lo que concierne el agua, la tierra, la fauna y la flora, ¿podría contarnos más acerca de lo que nos parece un programa muy innovador: su ECHO Program que tiene como objetivo la comprensión y la gestión del impacto de las actividades del transporte marítimo, sobre las ballenas amenazadas??

Duncan Wilson – El programa ECHO (Enhancing Cetacean Habitat and Observation) fue lanzado en 2014. Su objetivo a largo plazo es la puesta en acción de medidas paliativas en relación a las amenazas que el transporte marítimo representa para las especies de ballenas que se encuentran en peligro. Esta iniciativa es dirigida por la autoridad portuaria y consiste en una investigación concertada que reúne a expertos de las industrias del transporte marítimo, a grupos de protección del medioambiente, a representantes de las Naciones Originarias de Canadá, a científicos y a miembros del gobierno.

El primero de enero pasado le agregamos a nuestro programa “EcoAction” actual un criterio relacionado con la reducción del ruido submarino que permitirá ofrecer reducciones de los derechos de puerto a los barcos más silenciosos. Para elaborar este nuevo criterio consultamos a un equipo compuesto de arquitectos navales, de especialistas en acústica, y de investigadores especialistas en mamíferos marinos, con el fin de definir y evaluar diferentes opciones que influyen en el diseño, en la tecnología y en el mantenimiento de los barcos. Diferentes factores tales como el grado de eficiencia de la reducción sonora y la capacidad de verificar las tecnologías y clasificaciones fueron analizadas para la definición de este nuevo criterio y su evaluación.

Esto hace de Canadá el primer país del mundo que dispone de un estímulo para la reducción del ruido marino.

itw_vancouver08_copyrightortofvancouver

PARTAGER

Deja un comentario