Eivissa, Baleares. La gran transformación del puerto-ciudad

Publicado por  13 diciembre, 2017 5:03 pm Deja tus comentarios

Una entrevista con el Sr. Joan GUAL DE TORRELLA GUASP, Presidente de la Autoridad Portuaria de Baleares

La experiencia de pasear hoy por la Marina de Eivissa poco tiene que ver con la que vivían -no hace todavía una década- los habitantes de esta bonita ciudad del Mediterráneo, declarada patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. El puerto de la mayor de las Islas Baleares ha sufrido una considerable transformación en los últimos 15 años y se halla inmerso en un proyecto de embellecimiento sin precedentes.

La Autoridad Portuaria de Baleares es un miembro de la AIVP despues 1995

AIVP – ¿Cuáles eran los objetivos principales de la Autoridad Portuarias de Baleares (APB) cuando inició esta operación de transformación y de remodelación del puerto de Eivissa?

Joan GUAL DE TORRELLA GUASP, Presidente – La APB, motivada por el fructuoso modelo y el buen hacer de puertos como el de Barcelona, Málaga o Alicante, ha querido abrir este espacio tan entrañable que son los puertos a la ciudadanía potenciando así su multifuncionalidad y sin perder nunca de vista su importante labor social y económica como puertas de entrada y salida de pasajeros y mercancías.

Así entra Eivissa en el modelo puerto-ciudad, algo así como una brocha que con su trazo difumina las barreras que separan el puerto de la ciudad convirtiéndolo en un espacio abierto, moderno y equipado, una nueva zona recreativa en primera línea de mar para una Eivissa más viva.

El nuevo puerto de Eivissa es la carta de presentación de quien llega a la isla por mar por primera vez y, a su vez, el orgullo de pertenencia de aquél que se había separado por un tiempo de su tierra natal. El lugar al que siempre apetece llegar.

AIVP – 2003 fue el año del inicio de la primera etapa de este proyecto. ¿Puede resumir las principales etapas y explicar cómo este proyecto ha modificado las relaciones del puerto de Eivissa con la ciudad y sus ciudadanos?

Joan GUAL DE TORRELLA GUASP –
2003-2013, el inicio de todo… La transformación del puerto de Eivissa no puede ser entendida como un todo. Muchos meses de proyectos, anteproyectos, fases y mucho esfuerzo han ido modificando poco a poco su fisonomía.
El primer paso fue la puesta en servicio del dique del Botafoc, en 2003. A partir de este momento se construyeron los nuevos muelles del Botafoc destinados a asumir la carga de tráfico de mercancías y de pasajeros de ferrys y cruceros.

Tras el traslado de la operativa de tráfico portuario desde la zona antigua de la Marina hacia los nuevos muelles comerciales del Botafoc, materializada el pasado 1 de julio de 2013, la APB puso en marcha la reordenación la fachada marítima del puerto de Eivissa, que comprende la zona de Dominio Público Portuario que va desde el muelle pesquero hasta el Muro o contradique, la zona más próxima al casco histórico. Con este traslado, la ciudad gana un espacio que tradicionalmente había sido destinado a actividades portuarias pesadas.

Mayo de 2017, fin de la primera fase de la gran transformación del entorno puerto-ciudad
En una primera fase de la remodelación de la fachada marítima se abordó el tramo comprendido entre el Muro o contradique y el inicio del Muelle de Ribera. Esta obra significó transformar el muelle Sur del puerto en una zona peatonal ofreciendo respuesta a una demanda social histórica de los usuarios de la zona. Estas obras de transformación del entorno puerto-ciudad a lo largo de la zona de la Marina que contemplaban la remodelación total de la superficie de Dominio Público Portuario finalizaron en mayo de 2017, con la construcción de un edificio a modo de mirador público y una plaza en el Contramuelle.

A esta fase le seguirá el desplazamiento de la zona destinada al tráfico con la isla de Formentera hasta los Muelles Comerciales y, por último, se ejecutará la reforma de la fachada marítima que comprende la zona entre el inicio del muelle de Ribera y el muelle pesquero. En definitiva, de la parte más antigua y cercana al casco histórico a la más moderna.

Esta remodelación responde a las reivindicaciones históricas de los ibicencos de poder hacer uso de la zona Sur del puerto. Por otro lado, compatibiliza las actividades náuticas con las derivadas del casco urbano potenciando la economía de la zona. Desde entonces, el puerto ofrece una imagen de zona de paseo con la máxima peatonalización posible, una surtida oferta complementaria, espacios abiertos… en definitiva; un lugar para el disfrute de los ciudadanos y que hoy muestra un aspecto más vivo que nunca; y que concluirá con la continuidad peatonal completa a lo largo de todo el puerto, con la colaboración de la iniciativa privada que abrirá el espacio de sus concesiones de náutica deportiva al paso libre de los transeúntes.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Del mismo modo, esta reforma facilita la restricción y control del tráfico rodado permitiendo únicamente el que está directamente vinculado a las actividades portuarias, al servicio de los locales comerciales de la fachada urbana y de algunos residentes.

Poco a poco el puerto de Eivissa, mediante esta eliminación de limitaciones físicas y con su indudable apertura a la ciudadanía irá adquiriendo la perseguida imagen de puerto-ciudad.

AIVP – Hoy, en 2017, ¿qué queda por hacer y podemos elaborar un primer balance para esta operación?

Joan GUAL DE TORRELLA GUASP –
2017, un año clave. Tras 6 meses de duro trabajo, en mayo de 2017 finalizó la transformación del entorno puerto-ciudad en la zona de la Marina del puerto de Eivissa, mediante la ejecución de las obras de acondicionamiento del Contramuelle. Conocido también como es Martell (el martillo, en castellano), el Contramuelle se entiende como pieza central de articulación de la intervención realizada entre los muelles de Levante o de la Consigna y de Poniente o del Interior potenciando su carácter de plaza pública y de nodo vertebrador de toda la ordenación. Además, se convierte en el núcleo emisor/receptor del mayor y más constante flujo de personas que se produce en el puerto de Eivissa, gracias a la plaza y al edificio con acceso público a su azotea, desde la cual se contempla una imagen del puerto y de la ciudad inédita hasta la fecha. Este edificio acoge despachos en relación con la navegación de recreo. Una oficina de turismo será implantada posteriormente.

Las obras de transformación y embellecimiento del Contramuelle han contado con un presupuesto de 1,4 millones de euros y han proporcionado empleo a 60 trabajadores. Estas obras se han completado con las que ha llevado a cabo la concesionaria Sovren Marina, con la instalación de nuevas líneas de fondeo para yates de gran eslora en el muelle de Levante y que forma parte de los 3,5 millones que esta empresa invertirá en 2017 en el puerto de Eivissa.

La zona más antigua del puerto de Eivissa, situada a los pies del Bien de Interés Cultural de Vila – nombre que utilizan los ibicencos para referirse a su ciudad –, ha recibido al verano de 2017 mostrándole su lado más resplandeciente y con un aspecto completamente renovado.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Un proyecto vivo
Si bien es cierto que el grueso de esta metamorfosis del puerto de Vila ya ha visto la luz, todavía quedan algunas fases para darlo por finalizado. La redacción del proyecto básico y del proyecto constructivo de la terminal marítima para el tráfico entre las islas de Eivissa y Formentera se encuentra en estos momentos en fase de ejecución.

Un ambicioso proyecto que contempla tanto la edificación de la nueva estación marítima –por la que pasan al año unos dos millones de pasajeros- como sus superficies anexas destinadas tanto a usos portuarios como a puerto-ciudad. Esta actuación exige el traslado a otra zona del puerto de la industria pesquera y del varadero para la construcción de un importante aparcamiento público subterráneo. El proyecto prevé un espacio abierto al peatón en donde confluirán los servicios para la conexión marítima entre los puertos de Eivissa y la Savina (Formentera), como controles de acceso para embarque y desembarque de pasajeros, taquillas y oficinas, salas de espera y zonas verdes con áreas de juegos infantiles,…

Un puerto para todos
A pocos meses de la apertura de la zona de es Martell y la Marina a la ciudadanía las reacciones positivas no se han hecho esperar. Comerciantes de la zona, asociaciones de vecinos y turistas en general se deshacen en halagos por el nuevo espacio marítimo que ha quedado a su disposición gracias a esta reforma. Un proyecto tan vivo como los niños que ahora juegan en su paseo.

_______________
Destacados

El puerto no debe ser un “adosado” a la ciudad, forma parte indisoluble de ella misma.
Josep Ferrer, arquitecto del proyecto

Creemos que el cambio que ha empezado la Autoridad Portuaria de Baleares implicándose más con la ciudad (vecinos y comerciantes) es positivo. Este es el camino y en 10 años tendremos un puerto mucho más implicado con la gente que vive en él y los que nos visitan.
Enrique Welker, Presidente Asociación de Vecinos y Comerciantes del puerto de Eivissa

Se ha mejorado la calidad de vida en la ciudad siendo respetuosos con su historia, dando cabida a nuevos usos y regalando a la ciudad un nuevo espacio singular, bello y lleno de posibilidades con la actuación de la plaza de es Martell.
David Calvo, Mixis Arquitectos

 

 

 

PARTAGER

Deja un comentario