Puerto de Bruselas: la integración: un imperativo y una convicción

Publicado por  4 diciembre, 2018 3:29 pm Deja tus comentarios

La AIVP organizó hace poco una misión de estudio en Bélgica para sus miembros. Su enfoque fue el proceso de construcción conjunta esencial para la dinámica de los proyectos puerto-ciudad de cinco ciudades portuarias belgas. El caso de Bruselas que abordaremos aquí, es desde este punto de vista particularmente interesante..

El Puerto de Bruselas es un miembro de la AIVP desde 1991

El puerto de Bruselas celebrará este año sus 25 años desde su creación como Sociedad Regional luego de que el Estado belga hiciera una reforma para regionalizar los puertos y las vías fluviales. A partir de ese momento se volvió un organismo de interés público que depende de la Región Bruselas-Capital. De hecho, ocupa una posición central en el corazón de la Región, con seis kilómetros de muelles a lo largo de los 14 kilómetros de canal que cruzan la Región de Bruselas de Norte a Sur.

Como el segundo puerto interior belga, desempeña un papel esencial para Bruselas en el aspecto económico y medioambiental y también lo relacionado con los empleos. Gran parte del aprovisionamiento de Bruselas se hace por vías navegables, tanto para productos alimentarios como agrícolas, materiales de construcción, productos petroleros o aún productos metalúrgicos. Así mismo genera 12.000 empleos directos e indirectos a través de las 400 empresas de diversos tamaños que componen el clúster portuario de Bruselas.

Pero con los 7 millones de toneladas transportadas por vías navegables en 2017, fue posible evitar 650.000 camiones, 100.000 toneladas de CO2 y 25 millones de euros en costos externos.


El puerto de Bruselas pretende ser facilitador logístico al favorecer el traspaso hacia el ferrocarril y las vías navegables mediante una red de plataformas de transbordo a lo largo del canal asociado a una estrategia del último kilómetro que permite distribuir las cargas en pallets (productos de consumo como materiales de construcción) lo más cerca posible del usuario final: en pleno centro de la ciudad existen cuatro puntos de transbordo y dos hubs que permiten almacenar de forma temporal, agrupar, reembalar, etc.

Con un tráfico fluvial en aumento constante y situado en el corazón de una metrópolis en plena expansión demográfica, el Puerto también tenía que enfrentar esta presión sobre los espacios al borde del agua tan demandados. Las respuestas que aporta a través de su Plan maestro 2030 se basan en una estrategia de integración muy voluntarista. Tiene esto en común con la que anima al Plan Canal implementado por la Región Bruselas-Capital, tanto en el aspecto de las soluciones como en el del método de construcción conjunta implementado.

 

El Plan Canal: construcción conjunta y planificación urbana evolutiva

El Plan para el territorio de los 14 km del canal que pasan por siete comunas de la Región fue elaborado por Alexandre Chemetoff a partir de noviembre de 2012, luego de que se organizara un concurso internacional. Densidad, usos mixtos e integración urbana son sus tres ejes principales: mezcla de las funciones urbanas con actividades económicas ya consolidadas, mestizaje de las poblaciones, construcción de viviendas (se estima el potencial a 25000 viviendas), densificación y racionalización del uso de suelos, creación de espacios públicos atractivos. Los estudios Org Squared y Bureau Bas Smets elaboraron un Plan de Calidad Paisajística y Urbanística específico a fin de garantizar que los diferentes tipos de espacios públicos y los proyectos tengan coherencia.

El gobierno de Bruselas validó el plan y se inició su implementación a principios de 2015. Se creó un equipo dedicado, y se dio preferencia a un método en el que prevalecen la colaboración y la construcción conjunta entre actores públicos y actores privados promotores de proyectos. Este diálogo y las múltiples idas y vueltas entre la Región, las comunas, los promotores de proyectos, permiten hacer evolucionar poco a poco el Plan Canal.

Desarrollados en el marco del Plan canal, los proyectos realizados en las orillas de las dársenas Beco y Vergote, o también en la terminal de pasajeros son ilustraciones de esta estrategia de integración del Puerto de Bruselas.

Bruselas, un puerto en el corazón del tejido urbano

Las obras para la terminal de pasajeros en el antepuerto, en la orilla izquierda del canal, fueron oficialmente iniciados en julio de 2016. Gran parte de los materiales de construcción necesarios llegaron por el agua. La carretera cercana fue acondicionada y se construyó una pasarela por encima que permite acceder desde la terminal a una zona de paseo verde que ya existía. La Terminal permitirá seguir la progresión del crucero fluvial: evaluado en 12000 pasajeros en 2017, se estima que será de 35000 al horizonte 2030. Los beneficios para Bruselas se estiman en 5 millones de euros al año. La Brussels Cruise Terminal fue inaugurada en abril de 2018. El muelle también se utiliza para excursiones y para un waterbus que une Bruselas a Vilvorde, contribuyendo de esta forma a una movilidad más sostenible y a desenclavar los barrios.

© Port de Bruxelles

Para la dársena Béco, dada su cercanía con el centro de la ciudad, se han privilegiado las vocaciones culturales, recreativas y residenciales. La orilla izquierda, el «muelle de los materiales», fue acondicionado entre 1993 y 1999 como espacio público y recreativo. El «muelle de las gabarras» en la orilla derecha fue acondicionado entre 2000 y 2002 como espacio público multifuncional. De aquí a 2020 se construirá una pasarela reservada a los peatones, ciclistas y transporte público, a fin de permitir acceder a la zona del canal y al barrio Tours & Taxis, antiguo recinto industrial a lo largo del canal, así como a varias empresas portuarias. En la orilla derecha, se creará un barrio que combina viviendas, equipamiento, oficinas y comercios.

En cuanto a las actividades culturales, los participantes de la misión de estudio en Bélgica organizada por la AIVP en noviembre pasado pudieron visitar en particular el museo de arte moderno y contemporáneo del nuevo polo cultural KANAL – Centro Pompidou, un proyecto diseñado por el equipo NoArchitecten-EM2N-Sergison Bates y acondicionado en los antiguos edificios Citroën. Además de este museo, el polo también alberga el Centro de arquitectura (CIVA) y espacios públicos dedicados a la cultura.

 

Ciertas empresas relacionadas con actividades comerciales al por mayor han sido trasladadas de la dársena Béco al sector de la dársena Vergote, lo que ha liberado espacios en Béco para acondicionar un nuevo parque. Es el caso, en particular, de la empresa Mpro (materiales de construcción, filial de grupo irlandés Grafton Group plc), que ya está presente en los muelles de la dársena Vergote, y que de esta forma agrupará sus actividades en un solo lugar del puerto de Bruselas, en el «Pueblo de la construcción». Y es precisamente la voluntad de reafirmar y reforzar las actividades económicas además de crear espacios públicos lo que se privilegió para la dársena Vergote. Entre los proyectos implicados en este enfoque podríamos citar el del TACT – Terreno Adyacente al Centro TIR que se va a desarrollar como polo de economía productiva albergando empresas urbanas, o también el acondicionamiento de algunos espacios públicos del sector.

Pero nos enfocaremos aquí en dos proyectos particularmente reveladores de este proceso de integración: el del Pueblo de la Construcción que acabamos de mencionar, y el de la Société Inter-Béton.

El «Pueblo de la Construcción» fue inaugurado en marzo de 2018. Es uno de los proyectos pilotos del Plan Canal cuyas obras se iniciaron en abril de 2016. Se había seleccionado el proyecto del estudio belga Tetra Architecten. El proyecto asocia logística sostenible e integración urbana. Constituirá un hub logístico esencial en el ciclo de vida de los desechos y materiales de construcción de la ciudad. Se acordó un arriendo por 30 años a Mpro con el compromiso de utilizar la vía navegable para un tráfico anual de por lo menos 210 000 toneladas. Este espacio multifuncional y modular combina espacio de almacenamiento, showroom y oficinas en un sitio con una superficie total de 25 000 m², de los cuales 7 000 m² son almacenes sostenibles. Los tejados de los tres almacenes están equipados con un sistema de recuperación de aguas de lluvia y se instaló en ellos 1710 paneles solares. Ya en 2014 el proyecto recibió una recompensa de la Fundación Holcim por la construcción sostenible y también recibió el premio «Construction acier» en 2018. Se acondicionará un centro de trasbordo urbano que conecte directamente con el Pueblo de la construcción y con el Centro TACT antes mencionado.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Flexibilidad, tratamiento arquitectónico que hace referencia al pasado industrial del lugar, acondicionamiento de las cercanías y espacios abiertos preservando el acceso al canal son todos ellos puntos de acción que favorecen la integración del Pueblo en el tejido urbano.

La integración estaba también en el corazón del concurso organizado por la empresa Société Inter-Béton para su planta de producción implantada en las orillas de la dársena Vergote, al lado del Pueblo de la Construcción. Allí se trabajan 170 000 m3 de hormigón al año y genera un tráfico cotidiano de 220 camiones. Su ubicación en plena ciudad y su cercanía a las diversas obras de la región son presentadas como una ventaja para el sector de la construcción de Bruselas y permite reducir los fletes. Pero la presencia de este tipo de actividad en pleno tejido urbano también es criticada debido a su impacto (ruido, polvo, etc.). Por lo tanto se trata a la vez de una voluntad pero también de un imperativo de integración para mantener sus actividades en medio urbano y responder al mismo tiempo a las ambiciones del Plan Canal. De hecho, se había realizado un doble concurso: un concurso de ideas destinado a estudiantes de arquitectura, y un concurso de proyectos que tenía como principales criterios la reducción de la contaminación acústica y de las emisiones de polvo, y la integración del sitio en su entorno urbano.

El proyecto «Mix-City» del estudio de arquitectos BC architects & studies, asociado a Jasper Poesen, fue seleccionado en marzo de 2017. El proyecto prevé una reorganización de la circulación de camiones y de las zonas de almacenamiento, la instalación de una marquesina sobre la zona de carga que permitirá reducir la contaminación y al mismo tiempo instalar nuevas oficinas para el personal de Inter-Béton, quienes podrán al mismo tempo ver sus actividades. Parte de esta marquesina también estará abierta al público, ofreciendo un mirador con vista panorámica del canal. La torre industrial también será remodelada para que se convierta en una nueva referencia en el paisaje de la ciudad, una «baliza» urbana. El proyecto también recibió una recompensa Larfage Holcim Awards en 2017.

Todos estos proyectos demuestran prioridades y visiones estratégicas que están determinadas en el Plan maestro 2030 que evocábamos al principio: reafirmar el rol esencial que desempeña el Puerto de Bruselas en el seno de la ciudad y de la Región capital optimizando la utilización de sus terrenos así como su integración urbana, y mantener permanentemente abierto el diálogo con los actores urbanos, y también con la comunidad portuaria y la población mediante, en particular, la herramienta Port Center que podría abrir en 2019, en continuación a la firma, en 2017, de la Carta de las Misiones de un Port Center de la AIVP.

Diciembre de 2018

PARTAGER

Deja un comentario