El surgimiento de la bioeconomía en los principales puertos flamencos

Descargar la ponencia / fichero pdf – 6.9 Mo

GENES_colpaert_vignetteLos puertos flamencos de Amberes, Gante, Zeebrugge y Ostende tienen gran importancia para la economía flamenca. Gozan de una importante actividad directa e indirecta: tráfico marítimo, almacenamiento, distribución, logística de valor añadido, conexiones con la periferia interior y varios clusters industriales (tales como el acero, los automóviles, los graneles agrícolas, el papel, la energía y los productos químicos). Cada una de estas actividades es fuente de empleo y de valor añadido. Si bien en la última década el tráfico marítimo ha seguido creciendo en los puertos flamencos, el empleo en su totalidad se ha estancando: el empleo en el cluster industrial disminuyó, pero se amplió en el cluster marítimo-logístico.
De inmediato surge la pregunta: ¿puede la bio-economía emergente en nuestros puertos ayudar a frenar esta tendencia? En este momento, ya hay varias eco-empresas activas en los puertos de Gante, Amberes y Ostende (ninguna en el sector de la salud y farmacéutico). Sin embargo, el impacto en el empleo todavía es relativamente modesto.
Si bien persisten aún numerosas incertidumbres, el atractivo de los puertos flamencos en general y de la bio-economía en particular es bastante impresionante: gran cantidad de áreas nuevas dedicadas a la bio-economía, excelentes centros de conocimiento, desarrollo de innovaciones técnicas y no técnicas, varias incubadoras y plantas piloto para cerrar la brecha entre la factibilidad científica y las aplicaciones industriales, integración paso a paso de la bio-economía en el cluster (petro)químico, de la energía, el papel y los graneles agrícolas, mano de obra altamente capacitada y productiva, autoridades portuarias que actúan como enlaces entre todas las partes involucradas, desarrollo de vínculos estratégicos entre las eco-industrias globales y locales y, por último, pero no por eso menos importante, desarrollo de servicios portuarios y eco-servicios de alto valor que poseen el potencial de revitalizar tanto el crecimiento del empleo relativo al puerto como el urbano (ingeniería, investigación y desarrollo, capacitación y educación, servicios jurídicos y financieros, TIC, seguros y gestión de riesgos, asesoría tributaria, certificación de bioprocesos y biomateriales sostenibles, administraciones…).
Con respecto a lo anterior, está claro que el desarrollo de la bio-economía en nuestros puertos puede ayudar a restaurar las relaciones puerto-ciudad (mediante centros de conocimiento, la inserción en la cultura innovadora regional, talentos altamente capacitados, una mejor disponibilidad de capital semilla y de riesgo, posibilidades de colaboración entre empresas afines, el intercambio de productos residuales, la gestión de desechos y de energía)… pero la pregunta es si será suficiente para llevar a cabo una transición sostenible de “ciudades con puerto” a verdaderas ciudades portuarias.

Toon Colpaert (02.09.1949) is the regional port commissioner of the Flemish government (in case the Minister of Mobility and Public Works). He holds a MSc in economics of Ghent University and lives in the centre of Bruges (near the Spinolarei). Most of his interests include port regulation, port governance, ports and employment, ports as hybrid or shared value organizations, and the hinterland connections of ports.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *