Al recuperar el control de la operación de 720 km de conducto, el Puerto de Amberes anticipa la transición energética.

Esta toma de control permitirá proponer una red más abierta y, por consiguiente, más adaptada a los intercambios de flujos empresariales, permitiendo un transporte más sostenible de los productos hacia el interior. A largo plazo, el puerto además pretende desarrollar el transporte de hidrogeno y CO2. La multiplicación de los circuitos de calor también constituirá uno de los objetivos de esta inversión de 44 millones de euros.

Full article: Port of Antwerp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *