Rijeka (Croacia): Capital Europea de la Cultura promueve su identidad Cultura Ciudad Puerto

 Cultura e identidad 

La ciudad portuaria de Rijeka ha sido designada como Capital Europea de la Cultura 2020. El título del programa “Puerto de Diversidad” ya revela la relación existente entre la ciudad, su puerto y la cultura portuaria. El agua, el trabajo y la migración serán los tres vectores clave de un rico programa cultural. Una amplia red de actores trabajarán junto con el ayuntamiento para ofrecer conciertos, películas, teatro y exposiciones todo el año. Además de la oferta cultural, el proyecto incluye inversiones para remodelar edificios patrimoniales industriales y crear nuevas instalaciones culturales tales como el nuevo museo municipal, la biblioteca municipal y la Casa de los Niños. El ayuntamiento también colabora con el Puerto en varios proyectos, incluyendo la remodelación del edificio Exportdrvo, un antiguo almacén portuario que albergará distintas exposiciones. La inauguración oficial de la Capital Europea de la Cultura tendrá lugar el 1 de febrero en el puerto, con un homenaje por parte de la Opera Industriale a los trabajadores y tradiciones que han hecho de Rijeka, la orgullosa ciudad puerto que hoy es. Esta iniciativa demuestra el inmenso valor de la cultura Ciudad Puerto y cómo puede servir de vehículo para reunir a diferentes actores.

Riejka2020, European Commission, Time Out

Universidad y puerto de Sevilla (España) trabajan juntos

 Capital humano 

El nuevo Centro de Innovación Universitaria del Puerto de Sevilla se emplazará en el territorio portuario, y contará con 16 millones euros de fondos europeos. A principios del 2020, un comité ha elegido los 20 primeros proyectos de innovación, cada uno de los cuales incluirá un doctorado industrial. Las investigaciones se centrarán en temáticas tales como la producción y almacenamiento de energías renovables, nuevos materiales, Internet de las Cosas, logística, blockchain en la industria agroalimentaria o detección marina de sustancias peligrosas. Los proyectos de investigación deberán estar en marcha antes del 31 de diciembre de 2021. Esta iniciativa prepara el camino hacia una colaboración fructífera entre el mundo académico y las industrias, una relación que no siempre ha sido fácil pero que es fundamental para superar los futuros desafíos.

ABC, Diario de Sevilla