Reducir el impacto ambiental al mismo tiempo que se optimiza las operaciones en los puertos: conozca el proyecto Pixel, una nueva colaboración de AIVP

Publicado por  28 septiembre, 2020 11:06 am Deja tus comentarios

La reducción del impacto ambiental de las operaciones portuarias y el aumento de su transparencia son dos elementos clave para la sostenibilidad de las relaciones puerto-ciudad (objetivo 9.1 del Programa AIVP 2030). La Internet de las Cosas (Internet of Things – IoT en inglés), basada en los datos generados por los dispositivos desplegados en los puertos y ciudades (inteligentes) puede desempeñar un papel crucial en ambos. Proyectos de investigación como Pixel Port están trabajando para desarrollar nuevas herramientas para el monitoreo eficiente y transparente del impacto ambiental de los puertos. Su métrica de impacto única puede facilitar una mejor gobernanza conjunta y contribuir a una relación puerto-ciudad más sana. Ignacio Lacalle, investigador de la UPV, explica en este artículo los aspectos clave del proyecto y cómo AIVP y Pixel están iniciando una nueva colaboración basada en la Agenda AIVP 2030. 

Aunque en la simbiosis que se establece entre los puertos y las ciudades hay un claro beneficio mutuo para ambos, esta presenta también algunos inconvenientes. En un escenario donde hay un constante crecimiento demográfico urbano, se vuelve crucial establecer líneas transparentes para la interacción entre el puerto y la ciudad en torno al desarrollo urbano. Asimismo, la existencia del puerto transmite a la ciudad ciertos efectos colaterales y logísticos, los cuales, si se abordan en conjunto con los municipios, pueden alinearse más en beneficio de los ciudadanos.

Tal como lo promueven la AIVP y otros organismos, la respuesta debe contar con el fortalecimiento de tal interacción con base en una mejora e innovación constantes en ambos lados de la ecuación. En un mundo donde la cantidad de dispositivos conectados aumenta en un 11 % anual sobre la actual cifra de 7,6 mil millones [1] y en que la tecnología del sensor y la capacidad informática están plenamente disponibles, la respuesta podría originarse en la Internet de las Cosas. La aplicación de técnicas validadas y la inversión de recursos en esta estrategia puede abrir el camino hacia el moderno puerto del futuro.

En la actualidad se observa en los puertos una tendencia a adoptar tales tecnologías en sus procedimientos. Sin embargo, el sector sigue estando lejos de lo óptimo, en ocasiones debido a la reticencia de algunos sectores al cambio de paradigma en la explotación de datos, en otras debido a la legislación, y, en la mayoría de los casos, a la existencia de núcleos de interoperabilidad y a la falta de recursos destinados específicamente a una inversión importante en estas iniciativas.

Por todo lo expuesto, nos hemos dado cuenta de que un enfoque válido para los puertos, municipios y otras partes involucradas sería el contar con proyectos de investigación financiados con fondos públicos. Estas actividades están menos limitadas por la sostenibilidad empresarial y tienen margen suficiente como para destinar tiempo y recursos, por medio de personal cualificado, a una fructífera investigación que más adelante podría traducirse a la situación real de los puertos marítimos.

El proyecto PIXEL es un ejemplo de aquellas iniciativas que pronto se podrán proyectar a nivel mundial con el fin de abordar los mencionados problemas entre la ciudad y el puerto. PIXEL es un proyecto de investigación financiado por el Programa Horizonte 2020 que apunta a la creación de la primera solución inteligente, flexible y escalable para reducir los impactos ambientales al tiempo que se permite el máximo aprovechamiento de las operaciones que se llevan a cabo en los ecosistemas portuarios a través de la Internet de las Cosas.

Uno de los puntos clave del proyecto PIXEL es el trabajo en la instalación e integración de sensores para el seguimiento en tiempo real de los diversos aspectos de las operaciones portuarias y su impacto. Otra característica de este proyecto, en su calidad de investigación con financiamiento público, es su voluntad de poner los avances a disposición de toda la comunidad científica y portuaria.

Sin embargo, el atributo más relevante del proyecto PIXEL podría ser su potencial como propiciador de la interconexión entre la ciudad y el puerto. El proyecto se prevé como una herramienta avanzada para la recopilación de datos, el procesamiento de información, y la conversión de los complejos procesos que se llevan a cabo en el puerto a una única métrica. La herramienta está instanciándose en algunos puertos que participan en el proyecto para representar su impacto sobre el medioambiente (Grand Port Maritime de Bordeaux, puerto de Salónica, puerto del Pireo y puerto de Monfalcone) y la congestión vehicular inducida (puerto de Salónica). La característica más importante de esta herramienta es su capacidad de fusionar diversas fuentes de datos y, por último, su consolidación en una única métrica de impacto. La estrategia tras esta solución se apoya en indicadores individuales del impacto de las actividades portuarias (o externas), los que pueden seleccionarse en función de su importancia, cuantificabilidad y representatividad.

La AIVP tuvo la oportunidad de conocer esta herramienta por medio de una teleconferencia sostenida con representantes del proyecto PIXEL. También cabe destacar la metodología tras esta herramienta, cuya transparencia se decidió para permitir que los distintos actores implicados concuerden en torno a indicadores y umbrales, y para poner todos los resultados a disposición de otros organismos o de los ciudadanos.

Durante su creación y el comienzo de su implementación, los equipos del proyecto PIXEL y de la AIVP convinieron en que esta herramienta se adecua a algunos de los exigentes propósitos de la Agenda de la AIVP para 2030. En primer lugar, puede utilizarse para llegar a acuerdo sobre métricas de desarrollo urbano, lo que beneficia tanto a los ciudadanos como a los puertos, y puede aportar en gran manera al objetivo n.° 3 (movilidad sostenible). Puede ayudar a aumentar la visibilidad de la interacción entre el puerto y el municipio, abriendo la puerta a la contribución del público, con lo que democratizarían procedimientos clave y se fomentaría el reconocimiento del puerto, tal como lo contempla el objetivo n.° 8 (interfaz Ciudad Puerto). El seguimiento del impacto ambiental es algo que ya se lleva a cabo en algunos puertos, de manera que también podría promover el objetivo n.° 1 (adaptación al cambio climático).

Tanto el proyecto PIXEL como la AIVP consideran que estos desafíos deben abordarse tan pronto como sea posible, y con la mayor rigurosidad. Para enfrentarlos de manera correcta, se considera necesario ofrecerle al sector un diálogo sólido y constante entre las autoridades portuarias, los agentes portuarios, los grupos sectoriales, los municipios y otros gobiernos, y los creadores de tecnología.

En este sentido, el proyecto PIXEL y la AIVP decidieron establecer en el futuro una colaboración más estrecha por medio de la incorporación de un representante del personal de la AIVP como nuevo miembro de la junta directiva del proyecto PIXEL. Se piensa que esta confluencia será un positivo avance hacia la capacidad de intercambio de conocimientos. Esperamos que este progreso relacionado con los problemas reales que existen entre la ciudad y el puerto ayude a los miembros portuarios de la AIVP en el futuro próximo.

Por último, por medio de este artículo, la AIVP invita a todos los miembros pertinentes a completar el cuestionario que acaba de publicar el proyecto PIXEL . El objetivo es analizar la actual posición de los puertos que participan en Red transeuropea de transporte (TEN-T), tanto a nivel central como global, en materia de métricas de impacto ambiental y su experiencia en la implementación de tales métricas.

Referencias:

[1] https://www.iot-now.com/2020/05/20/102937-global-iot-market-to-grow-to-1-5trn-annual-revenue-by-2030/#:~:text=At%20the%20end%20of%202019,(CAGR)%20of%2011%25.

[2] https://www.mdpi.com/1424-8220/20/15/4131

[3] https://link.springer.com/chapter/10.1007/978-3-030-34914-1_4

 

 

 

 

 

PARTAGER

Deja un comentario