Los puertos del norte de Europa se comprometen a reducir las emisiones tóxicas y el ruido que generan los barcos atracados.

 Salud y calidad de vida 

En los últimos días, hemos visto aparecer varias iniciativas que siguen la misma línea: suministrar electricidad en tierra a los barcos atracados para reducir las emisiones, principalmente de CO2, óxidos de nitrógeno y azufre, y el ruido, que afectan a la salud de la población local.
En Alemania, el Ministro Federal y los Estados costeros han firmado un memorándum incluyendo diversas medidas destinadas a garantizar la viabilidad comercial del suministro de electricidad a barcos. Entre las medidas destacan la reducción de impuestos portuarios y un programa de subsidios para mejorar la infraestructura portuaria. Al mismo tiempo, el puerto de Tallin, en Estonia, ha anunciado que instalará un equipamiento similar que estará disponible a finales de año, junto con planes adicionales para 2020. El puerto espera ahorrar 120 toneladas de CO2 per embarcación por mes. El Puerto de Copenhague Malmo firmó un acuerdo con el operador de transbordadores DFDS para la conexión eléctrica de buques a tierra en Copenhague, y que será operativa en 2020.
Un estudio reciente de la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA) demuestra que la contaminación del aire ha provocado más de 400.000 muertes prematuras en el 2016. Las medidas de estas ciudades portuarias son ejemplos positivos de lo que se puede hacer para cumplir la Agenda 2030 de la AIVP, «Mejorar la calidad de vida de las poblaciones en las ciudades portuarias y preservar su salud».

EEA ; Port of Hamburg ; Port of Tallinn ; Copenhagen Malmö Port ; El Vigia ; Port of Stockholm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *