Proteger la biodiversidad: educación y efectos medioambientales positivos

 Biodiversidad 

Las ciudades portuarias poseen una rica biodiversidad y su protección puede tener efectos positivos inesperados. En Tarragona (España), la política de zonas verdes de la Autoridad Portuaria ha logrado excelentes resultados. Estos espacios deben permitir reducir la huella hídrica, promover la biodiversidad y mitigar las emisiones de CO2. El Puerto se ha centrado en la reforestación de los espacios degradados y la sustitución de plantas de altos requerimientos hídricos por otras más adaptadas al clima mediterráneo. Cada año estas zonas neutralizan 1.500 toneladas de CO2, y sirven de refugio a especies en peligro de extinción, como las abejas. En Ceuta (España), la Autoridad Portuaria apoya al Museo del Mar, encargado de estudiar, proteger y divulgar la biodiversidad local. La institución publica varios libros y revistas promoviendo los resultados de sus investigaciones, como por ejemplo sobre el impacto de las embarcaciones en ballenas y delfines. El museo organiza también actividades educativas y dirige proyectos destinados a incluir las zonas costeras en las redes europeas de reservas naturales protegidas. Además, está encargado de una instalación única, el “pudridero”, destinada a preservar cadáveres y colectar osamentas para estudiar y aprender sobre animales marinos.

El Vigía, Museo del Mar Ceuta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *