Pellets, gas natural o turbinas eólicas: cómo las ciudades portuarias renuevan su combinación energética

 Transición energética y economía circular 

Existe, sin duda, un fuerte impulso hacia el GNL, que se considera una de las claves para reducir la contaminación del transporte marítimo. Por ejemplo, en Livorno (Italia), una terminal GNL entrará pronto en servicio, tras 24 meses de trabajos. Lo mismo sucede al otro lado del planeta, donde Johor (Malasia) empezó a operar sus barcos con GNL. Sin embargo, al parecer el hada electricidad nos está enseñando el camino a seguir para descarbonizar el transporte terrestre. Las turbinas eólicas, de alta eficiencia en zonas costeras, son la prioridad del puerto de Zhuhai (China) quien adquirió participaciones en 2 empresas de energía eólica. La instalación de turbinas eólicas offshore es también una posibilidad, tal como ocurre en St-Brieuc (Francia) donde las obras de construcción de un parque con 62 turbinas eólicas siguen avanzando, estando en marcha la entrega de las piezas necesarias desde Brest. No se debe descuidar las viejas tecnologías, la más antiguas siendo… ¡la madera! Por ejemplo, una empresa noruega basada en Oslo abastece a la ciudad de Róterdam (Países-Bajos) mediante el suministro de pellets cuya combustión es poco contaminante y genera grandes cantidades de energía.

Ship2shore ; GreenportSplash247 ; Le TelegrammeOslo Havn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *