Hidrógeno en ciudades portuarias: nuevo proyecto para ahorrar hasta 1 millón de toneladas de CO2 al año

 Transición energética y economía circular 

La búsqueda de nuevas fuentes de energía para reemplazar los combustibles fósiles se está acelerando. Aunque numerosos puertos ya han implementado los primeros sistemas GNL (Gas Natural Licuado) para barcos, muchos alegan que el hidrógeno podría ser la única solución para alcanzar la transición energética. El proyecto más reciente en unirse a esta carrera se desarrollará en el puerto de Ostende (Bélgica). Un consorcio integrado por la Autoridad Portuaria, DEME Concessions y PMV planea construir una planta para producir hidrógeno verde utilizando energías renovables. La planta debe permitir ahorrar entre 500.000 y 1 millón de toneladas de CO2 al año. El proyecto, además, incluye una planta eólica offshore, y tendrá 399 turbinas con una capacidad total de 2,26 GW. Otras ciudades portuarias europeas también están desarrollando diferentes iniciativas en la misma dirección. El puerto de Amberes, también en Bélgica, ya ha pedido remolcadores y transbordadores de pasajeros propulsados por hidrógeno. Hamburgo (Alemania), anunció el año pasado sus planes de construir la planta de electrolisis más grande del mundo en un recinto portuario. Contará con una capacidad de 100 mega watts. El puerto de Valencia (España) también actúa en este ámbito, con el proyecto H2PORT que incluye maquinaria portuaria impulsada por hidrógeno. Sin embargo, no podemos olvidar que no existen recetas milagrosas. Para lograr el ambicioso objetivo de la transición energética, es necesario diversificar nuestras fuentes de energía y optimizar nuestro consumo.

Clean Energy Wire, Portal Portuario, Green Port, Port of Antwerp, Valencia Port

Puertos implementan Smart Lighting para ser más sostenibles

 Transición energética y economía circular 

Muchos puertos del mundo están cambiando sus soluciones de iluminación por nuevas tecnologías más eficientes energéticamente. El puerto de Helsinki (Finlandia) desarrolló un nuevo sistema más flexible y fácil de utilizar durante el 2019. Dicho sistema posibilita un control más inteligente, lo que permite ahorrar euros y emisiones de CO2. La terminal portuaria cuenta con una iluminación automatizada que puede adaptarse mejor a los diferentes usos del espacio. En el Puerto de Bilbao (España), el nuevo sistema de iluminación permite ahorrar hasta el 50% de la energía respecto a la instalación previa. La nueva tecnología LED y control inteligente son más flexibles, permitiendo mejores condiciones para los trabajadores. El puerto de Gijón, también en España, recibirá financiación para mejorar su alumbrado, siguiendo el mismo esquema. En el caso de Lisboa (Portugal), la principal terminal también ya cuenta con un sistema de iluminación LED, ahorrando hasta 13.426 kg de CO2 al año. Hay ejemplos en todo el mundo: en Vancouver (Canadá), las nuevas instalaciones industriales del puerto cuentan con sistemas LED y sensores de movimiento. En San Antonio, Chile, la nueva sede del puerto permitirá ahorrar hasta el 44% de su consumo energético para iluminación. Dichas iniciativas pueden no resultar tan revolucionarias como otros proyectos complejos introduciendo nuevos combustibles o fuentes de energía, pero permiten la reducción progresiva del consumo de energías y disminución de la huella de carbono de los puertos.

Port of Helsinki, Revista Cargo, Smart-light 1, Smart-light 2, Portal Portuario

Tres puertos europeos aceleran para alcanzar la neutralidad en carbono

 Transición energética y economía circular 

Varios puertos europeos presentaron sur planes para reducir su huella de carbono en los próximos años. El Puerto de Helsinki (Finlandia) elaboró un plan para lograr cero emisiones de carbono para 2035 que incluye 50 medidas destinadas principalmente a reducir las emisiones provenientes de puertos y barcos. Estas medidas combinan la reducción del consumo energético, el abastecimiento de energía desde fuentes neutras en carbono y créditos de carbono para compensar las emisiones restantes. Nuevas tarifas portuarias que incluyen significativos descuentos “ambientales” son un ejemplo de las acciones a emprender. El Puerto de Ámsterdam (Países Bajos) cuenta con un plan aún más ambicioso, con el que pretende ser un puerto cero emisiones en 2030. Su prioridad es promover la producción de energía limpia en el puerto mediante un nuevo proyecto para generar hidrógeno mediante electrólisis. Además, está construyendo parques eólicos marinos. En Hamburgo (Alemania), el principal operador portuario HHLA quiere alcanzar la neutralidad de carbono en 2040 mediante el uso de electricidad verde para todas sus operaciones. En 2019 la compañía ya ha reducido las emisiones de CO2 del transporte de contenedores en un 30%, y prevé alcanzar el 50% en 2030. En el futuro, el principal desafío radicará en lograr la neutralidad de carbono en toda la cadena logística.

Port of Helsinki, Portal Portuario, GreenPort