Riesgos industriales: cómo las ciudades portuarias tratan de mejorar su seguridad industrial tras la explosión de Beirut

 Salud y calidad de vida 

El trágico accidente de Beirut ha hecho surgir una fuerte conciencia. Las ciudades portuarias del mundo entero están invirtiendo masivamente para hacer que la logística y las operaciones portuarias sean más seguras.
En Ruán (Francia), donde un incendio afectó la fábrica Lubrizol el año pasado, están en curso debates serios, junto con un proceso de descontaminación, para una reapertura segura de las actividades industriales de Lubrizol.
A unos cien kilómetros de distancia, en Le Havre, los ciudadanos participan en el debate público acerca de normas urbanísticas relativas a la seguridad industrial. En efecto, un distrito situado en la zona portuaria está expuesto a riesgos tecnológicos, y sus habitantes quieren dialogar con las autoridades locales.
Fuera de Europa, las acciones en favor de la seguridad industrial también se intensifican. En Dakar (Senegal), las autoridades nacionales y el Puerto Autónomo retiraron todo el nitrato de amonio que se encontraba almacenado en la zona. Se elaboró un nuevo proceso de control, aplicable a todas las sustancias peligrosas que lleguen al puerto. En la misma idea, las existencias de sustancias peligrosas abandonadas serán sistemáticamente destruidas en Chittatong (Bangladesh) para prevenir toda posibilidad de accidente.