(Foto de portada: Hilaire Lamizana, Director General de la Autoridad Portuaria de San Pedro © PASP)

El Puerto Autónomo de San Pedro (PASP) es una de las principales infraestructuras económicas que fueron construidas después de la independencia de Costa de Marfil. La construcción del puerto de San Pedro formaba parte del programa de desarrollo integrado iniciado en los años 60 por el Gobierno marfileño para reducir las disparidades regionales, creando un polo de desarrollo al suroeste de Costa de Marfil, y servir de puerto de tránsito para los países limítrofes sin litoral (Mali, Guinea Forestal, Este de Liberia). Hoy en día, es el primer puerto de exportación de cacao del mundo con más de un millón de toneladas, y de manera más amplia, el segundo puerto de Costa de Marfil para el transporte de mercancías. Al colaborar estrechamente con la alcaldía en todos los temas relativos a la urbanización, el PASP se ve confrontado a desafíos de gobernanza que resultan del carácter reciente de la ciudad. Se proyectan un gran número de iniciativas inspiradora en coherencia con el objetivo “Gobernanza renovada” de la Agenda 2030 AIVP. Es por lo que quisimos entrevistar al Sr. Hilaire LAMIZANA, Director General.

El Puerto Autónomo de San Pedro es miembro de la AIVP desde 2002.

Vista panorámica del puerto (© PASP)

Participación en los “Ateliers de Cergy”

AIVP – El PASP participó activamente en las reflexiones llamadas “De la ciudad portuaria a la metrópolis costera” durante el año 2020, organizada por la ONG “Ateliers de Cergy”, en relación con la alcaldía de San Pedro y los actores locales. La idea era reflexionar de forma conjunta acerca de la futura planificación urbana, consultando cada uno de los actores locales, desde las comunidades de pescadores hasta los servicios portuarios.

¿Qué conclusiones saca usted de la reflexión “puerto-ciudad” que fue organizada con los talleres Ateliers Cergy?

Sr. Hilaire LAMIZANA, Director General – Me gustaría, ante todo, agradecerles por la oportunidad que le dan al PASP, miembro de la AIVP desde 2002, de expresarse acerca de las relaciones puerto-ciudad. Me permitirán recordar aquí que el puerto de San Pedro es una infraestructura fundamental del crecimiento y del desarrollo, al suroeste de Costa de Marfil. Nuestras actividades, que provienen de los planes periódicos de empresa y materializan la implementación de nuestro esquema director de desarrollo de las infraestructuras, se encuentran en adecuación con la estrategia del gobierno marfileño en el sector marítimo y portuario.

Sin embargo, décadas después de la entrada en servicio del puerto, las obras ponen frecuentemente en evidencia las tensiones o desavenencias entre las prerrogativas del PASP para desarrollar sus actividades, y las necesidades de la ciudad de evolucionar y mejorar la calidad de vida de los habitantes. En efecto, al encontrarse abierto al mundo y obligado a enfrentar una concurrencia internacional cada vez mayor, el puerto de San Pedro evoluciona hacia una lógica de rentabilidad privada. A pesar de que se encuentre en plena transformación, con necesidades urgentes de nuevas viviendas, infraestructuras y servicios públicos, la ciudad de San Pedro se mueve muy rápido (con relación a su población, que se estima en más de 300.000 habitantes actualmente, mientras que cuando la ciudad fue creada, se estimaba en 40.000), pero en una lógica distinta, orientada hacia sus exigencias internas.

Una mesa de diálogo Puerto-Ciudad ya en 2019 (© PASP)

Al haberse percatado de estas eventuales divergencias, por un lado, y teniendo en cuenta la vocación del puerto de San Pedro tal como ha sido definida, las Autoridades Portuarias se han comprometido, estos últimos años, para hacer convergir estas dos lógicas, para que pueda emerger una simbiosis entre el puerto y la ciudad, indispensable para el anclaje territorial de las empresas y de las actividades y para la instauración de un proceso sostenible de desarrollo. Estos compromisos son perceptibles a través de las ambiciones, los ejes estratégicos, los objetivos generales y específicos, al igual que las acciones de los planes de empresas periódicas 2003-2005, 2007-2009, 2013-2015 y 2017-2022.

Mucho antes de que ocurrieran los talleres Ateliers Cergy en 2020, el Puerto Autónomo de San Pedro ya se había comprometido a enfrentar todas las problemáticas relacionadas con el desarrollo de la ciudad de San Pedro y del puerto de San Pedro; dos entidades que son dos caras de la misma moneda. Así, los talleres Ateliers Cergy han permitido consolidar y volver a dinamizar nuestra excelente relación con la Alcaldía de San Pedro.

El taller se celebró en febrero/marzo de 2021, parcialmente desmaterializado. (© Ateliers de Cergy)

Consulta sobre la planificación territorial

AIVP – La alcaldía de San Pedro presentó varios grandes proyectos de urbanización, entre los cuales se encontraba una zona industrial al Este, en conexión con el puerto, o la renovación del barrio Seweke que esta históricamente relacionado con los trabajadores portuarios. Desde 2019, el Sr. Director General ha expresado su voluntad de harmonizar el esquema director de la urbanización del puerto, con el de la ciudad. Esta idea es muy pertinente ante los ojos de la AIVP, y muy relacionada con el objetivo 4.2. de nuestra Agenda: ¡una concertación continua y perene!

Con relación a los proyectos de urbanización, ¿cómo se coordinan con la alcaldía de San Pedro?

Sr. Hilaire LAMIZANA, Director General – Con este fin, y tomando en cuenta que el porfolio de proyectos portuarios y urbanos abunda en todos los sectores de actividades para ambas entidades, nos basamos en las constataciones siguientes para implementar una plataforma colaborativa puerto/ciudad indispensable para el desarrollo socioeconómico:

  • El Puerto de San Pedro y la Ciudad de San Pedro son dos entidades históricamente indisociables;
  • La evolución del puerto de San Pedro llevó, muchas veces, a la emergencia de conflictos de uso que bloquearon a la vez la dinámica del puerto y las exigencias legítimas de la ciudad;
  • la confrontación entre el Puerto de San Pedro y la Alcaldía de San Pedro que responden a lógicas de funcionamiento distintas, o incluso opuestas, obliga a que sean reconfiguradas las cercanías cuando se trata de implementar un proceso de desarrollo sostenible;
  • es necesario pasar de la proximidad geográfica estática, a una cercanía organizacional e institucional más dinámica, con proyectos unificadores, en el marco de los cuales cada entidad podrá expresar su identidad libre y ampliamente;
  • es imperativo que el Puerto y la Ciudad de San Pedro federen sus energías a través de una plataforma colaborativa, que será la punta de lanza de una relación puerto/ciudad más dinámica y provechosa para todos.
El puerto pesquero de San Pedro (© PASP)

El objetivo central de esta plataforma colaborativa consiste en que las actividades del puerto consoliden las actividades de la ciudad, y que el estatuto de la ciudad sirva a los intereses del puerto. De esta manera, a través de este marco de concertación, todas las problemáticas relacionadas con el desarrollo de la ciudad y del puerto de San Pedro serán tratadas en encuentros institucionales y técnicos entre ambas partes.

Gestión conjunta de los bosques, los ríos y el litoral

AIVP – En una ciudad como San Pedro, originalmente creada alrededor de un puerto, la articulación entre los usos del suelo portuario y urbano se vuelve aún más indispensable. Una gobernanza “Puerto-Ciudad” ampliada permite enfrentar desafíos, tales como la gestión de las aguas en las áreas lacustres o lagunares, o la gestión de los bosques parcialmente presentes en la circunscripción del PASP. El objetivo 4.5. de la Agenda 2030 AIVP es justamente la “política territorial equilibrada” entre los usuarios urbanos y el puerto activo.

¿Cómo gestionar eficazmente el uso del suelo, en particular cuando se trata de bosques, litorales o riberas?

Sr. Hilaire LAMIZANA, Director General – En las ciudades portuarias, los conflictos de uso en cuanto a la ocupación de los suelos pueden llevar a la emergencia de un gran número de proyectos de puertos más alejados de las ciudades.

En efecto, la experiencia ha demostrado que la gestión de los espacios urbanos y portuarios supone que se tomen en cuenta puntos de vista o enfoques de desarrollo que no son necesariamente compatibles. Asegurar el desarrollo de un puerto, de una ciudad o de una región, exige que se afinquen inversiones en espacios territoriales escasos, caros y, muchas veces, frágiles. Además de esta problemática económica, encontramos consideraciones ecológicas, que hacen que la implementación de las políticas de los actores del desarrollo sea aún más compleja en este mismo espacio. No es raro ver proyectos portuarios confrontándose a bloqueos, luego de eventuales impactos negativos sobre la población y el medioambiente.

El paseo marítimo de San Pedro se ha convertido en un punto de interés para el turismo.

Empero, el aumento de las actividades del puerto de San Pedro pasa necesariamente por la extensión de su territorio. La interdependencia entre el puerto de San Pedro y el espacio que ocupa implica que el desarrollo de este último debe responder a un imperativo societal, además de tener una orientación puramente económica. En realidad, el impacto humano que tienen las decisiones del PASP constituyen un desafío mayor para su futuro. Es por lo tanto esencial para el PASP implementar medidas precisas, con el fin de limitar las consecuencias negativas de su trabajo de urbanización y explotación del territorio portuario, en la población.

De conformidad con el decreto n°2013-41 del 30 de enero de 2013 relativo a la Evaluación Medioambiental Estratégica de las Políticas, de los Planes y de los Programas de la República de Costa de Marfil, un estudio acerca de la Evaluación Medioambiental Estratégica (EES de sus siglas en francés) de ordenación del territorio portuario de San Pedro se encuentra hoy en curso. Las conclusiones y recomendaciones de este estudio permitirán organizar la urbanización y la implementación de las unidades industriales y comerciales, tomando en cuenta los riesgos identificados e integrando el conjunto de los ecosistemas presentes en el puerto.

Se delimitarán núcleos de zonas húmedas y de bosques, con el fin de que sean preservados, y así favorecer la conservación de la biodiversidad y permitir la bio-depuración. Se llevarán a cabo operaciones de plantaciones de árboles, como compensación de las áreas destruidas, los tipos de remodelación de las riberas fluviales y marítimas serán analizadas y realizadas en función de las conclusiones de la EES, de forma que las poblaciones circundantes queden protegidas.

La laguna de Digbwé, localizada en la parte occidental del territorio.

Además, más allá de tan sólo limitar, tanto en el sector, como en sus habitantes, las repercusiones negativas debidas al desarrollo de la actividad portuaria, es importante para el PASP construir programas y proyectos que involucren a las poblaciones locales, con un gran efecto de arrastre positivo en sus condiciones de vida.

También es importante notar que la ambición de la Autoridad Portuaria no podrá concretarse sino con una relación sana y que sea mutuamente benéfica, entre el Puerto de San Pedro, sus clientes y los habitantes de la ciudad. Es necesario obtener una convergencia de puntos de vista en cuanto a la utilización del suelo, para garantizar la sostenibilidad del desarrollo de ambas entidades. Y, para favorecer este proceso de convergencia, ambas entidades deben acercarse de forma funcional, lo que ya es realizado a través del marco de concertación implementado, y que permite iniciar reflexiones de fondo acerca de una cooperación puerto-ciudad que se ha vuelto a dinamizar.

Un papel social para el puerto

AIVP – Varios premios hicieron que el PASP se destacara como una autoridad portuaria responsable, capaz de andar hombro a hombro con la sociedad civil. En 2020, obtuvo el premio SAWA y el premio de los transportadores marítimos de África del Oeste. Además, el puerto es socio del festival Sewe, que ocurre anualmente, y del programa local de empoderamiento de las mujeres.

¿Cómo calificaría usted su acción junto a la sociedad civil?

Sr. Hilaire LAMIZANA, Director General – En concordancia con la nueva ambición de la Autoridad Portuaria de hacer del puerto de San Pedro “El polo Oeste africano del desarrollo industrial y logístico, con fuerte valor agregado”, el PASP reafirma su voluntad de “cumplir plenamente el papel societal del puerto en su región”, poniendo en práctica políticas de desarrollo medioambiental y social sostenibles, en colaboración con las demás organizaciones comunales, regionales y nacionales.

Una de las obras relativas a este eje estratégico es la promoción de la Responsabilidad Societal de la Empresa. La Autoridad Portuaria se compromete a reforzar las acciones societales del PASP con relación a su zona de influencia, a través de una sinergia de acciones en el marco de la construcción y de la rehabilitación de infraestructuras sociales, la implementación de programas y proyectos de reducción de pobreza, la consolidación de la paz y de la cohesión social en la región de San Pedro.

La última edición de las fiestas de San Pedro (© PASP)

Para traducir esto, se contribuye de forma significativa y periódica con estructuras desconcentradas y descentralizadas, con grupos socio profesionales, religiosos y asociativos, con el programa conjunto de reducción de la pobreza en la región de San Pedro, con ONG y con poblaciones civiles, a través de acciones mayores, con impacto directo. Se trata esencialmente de: construcción de infraestructuras sociales, ayudas y donaciones de materiales y de equipos para las estructuras sanitarias, educativas y deportivas; apadrinamientos, mecenazgos y patrocinios.

De manera específica, la contribución del Puerto de San Pedro fue significativa en la gestión de las crisis sanitarias: la enfermedad provocada por el virus del Ébola y la enfermedad del Coronavirus (COVID-19). En el caso de esta última pandemia, que se convirtió muy rápidamente en crisis social y económica, la eficacia del Puerto Autónomo de San Pedro permitió contener los efectos negativos de ésta en la actividad portuaria. Se trató especialmente de: el respeto de las medidas impuestas por las autoridades, de la toma de decisiones relativas al buen desarrollo de la actividad portuaria durante el periodo crítico, y de la donación de 50 millones de FCFA en materiales de lucha contra la enfermedad.

El Sr. Hilaire Lamizana en la presentación del “Premio al Desarrollo Social SAWA”. (© PASP)

Hay que recordarlo, las acciones llevadas a cabo por el Puerto Autónomo de San Pedro en el marco de la intensificación de la acción social tuvieron un impacto largo y rápido, puesto que permitieron responder a las expectativas expresadas por las poblaciones del sector, en particular de la ciudad. Reforzaron por lo tanto el papel del Puerto de San Pedro en su calidad de polo de desarrollo del Oeste de la Costa de Marfil. La culminación de nuestras acciones fue la obtención del premio BICOM al mejor actor del desarrollo social para el año 2020.