Berbera es una ciudad costera de la Región de Sahil, Somaliland, y se ubica al suroeste del Golfo de Adén, en África oriental. 280.000 personas viven en la zona urbana y un puerto comercial de gran importancia ahi esta ubicado. El municipio acaba de adherirse a la red AIVP.

Abdishakur Mohamoud Hassan, Alcalde de la ciudad de Berbera.

En pocas palabras

Berbera alberga el puerto comercial más grande del país, que gestiona casi todas las importaciones del país. Se espera que sea también una ruta para las importaciones y exportaciones de Etiopia. Se acaba de inaugurar una nueva terminal de contenedores y se prevé un aumento considerable de los volúmenes. Asimismo, Berbera es un destino turístico popular gracias a sus hermosas playas, paisajes impresionantes y rico patrimonio cultural. La ciudad cuenta con varios hitos históricos, incluidos monumentos otomanos y británicos, además de las antiguas murallas de la ciudad.
La ciudad sufre importantes sequías como consecuencia directa del cambio climático, por lo que actualmente la municipalidad participa en un proyecto para mitigar sus efectos.

La ciudad de Berbera es un centro de comercio de rápido crecimiento en el Cuerno de África con múltiples inversiones orientadas a manejar la congestión portuaria e incrementar la eficiencia de los servicios logísticos de empresas extranjeras, incluida DP World. Cuenta con una ubicación estratégica, crucial para el comercio marítimo internacional, capacidad de infraestructura para la logística portuaria, conectividad para el transporte hacia el interior con países vecinos sin salida al mar, y ofrece también una zona de libre comercio con reglamentos comerciales favorables, servicios de repostaje y otros terrenos disponibles para proyectos de inversión. De esta manera, la ciudad de Berbera puede contribuir con la red de la AIVP brindando acceso y oportunidades para contratar infraestructura logística en Berbera para impulsar un crecimiento económico sostenible y prosperidad social compartida entre los miembros de la red de la AIVP en diversos aspectos.
Esperamos encontrar ciudades socias para compartir conocimientos, experiencia, planteamientos para cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, aprender de los programas de desarrollo puerto-ciudad y tener acceso a soporte técnico para satisfacer nuestras necesidades.

Adaptación a los efectos del cambio climático

Berbera, situada a orillas del Golfo de Adén, soporta un clima hostil y árido la mayor parte del año. A pesar de recibir tan solo 38 mm de precipitaciones anuales, el cambio climático ha exacerbado en gran medida estas condiciones, lo que se traduce en sequías más frecuentes e intensas.
La pérdida de tierras y medios de subsistencia es una de las repercusiones. Las sequías provocan una disminución de los pastos y la vegetación, lo que conlleva pérdida de ganado y afecta los medios de subsistencia de las comunidades pastoriles. La escasez de agua es otra de las repercusiones. Durante las sequías, no se puede contar con los pozos poco profundos de Berbera, principal fuente de agua de la ciudad, debido a la disminución de las capas freáticas. Esto provoca cortes de agua generalizados y enormes dificultades para los residentes. Las malas cosechas resultantes de la escasez de agua contribuyen aún más a la inseguridad alimentaria y amenazan la estabilidad social y económica.
La municipalidad ha adoptado varias iniciativas de mitigación. En colaboración con organismos internacionales, se ha puesto en marcha la construcción de depósitos y embalses de agua en las áreas rurales de Berbera para almacenar aguas lluvias para las comunidades rurales, que permiten ofrecer una fuente de agua valiosa en períodos de sequía. Para enfrentar la escasez de agua en la ciudad, se han perforado pozos con el apoyo de organismos internacionales, lo que aumenta el suministro de agua y mejora el acceso para los residentes. Además, la municipalidad ha plantado más de 4000 árboles en los últimos años para reducir el efecto del calor y favorecer la presencia de humedad.

La ciudad de Berbera se sitúa geográficamente en línea con el mar, por lo que está conectada naturalmente con el agua de mar y cuenta con puertos marítimos totalmente operativos para carga en contenedores, carga de graneles, muelles de pesca, atracaderos artificiales privados para turistas y bases para fuerzas navales.

Si bien el cierre parcial del Mar Rojo ha repercutido en toda la industria naviera alrededor del mundo, especialmente en la región, afortunadamente, la ciudad aún recibe escalas portuarias de diversos buques de transporte de diversos puertos de origen.

Algunos de nuestros futuros Planes Urbanos

  • En cooperación con la Autoridad Portuaria y el Operador Portuario, estamos planeando asignar los futuros planes de expansión para garantizar que la infraestructura del puerto pueda recibir buques más grandes y mayores tráficos navieros, junto con mejor accesibilidad de transporte al interior.
  • Desarrollo de programas ambientales y de sostenibilidad pertinentes para cumplir con los ODS e implementación de medidas efectivas para proteger el ambiente marino, compromiso con iniciativas internacionales para reducir la contaminación, y promoción de prácticas sostenibles en
  • Elaboración de planes de desarrollo de interfaz con el frente costero y creación de nuevos espacios públicos, parques, además de la playa, para mejorar la conexión de la ciudad con el mar.
  • Mejoramiento de la educación marítima de los ciudadanos del puerto mediante el establecimiento de instalaciones y programas de capacitación para educar al público sobre el patrimonio marítimo, al igual que la realización de investigaciones sobre los ecosistemas marinos.
  • Garantizar la seguridad a través del desarrollo de estrategias orientadas a proteger a la ciudad de las inundaciones y la erosión costeras, por ejemplo, construyendo malecones e implementando sistemas de drenaje adecuados para evitar los desbordes y el aumento del nivel del agua del mar relacionados con el cambio climático.
Plantaciones urbanas
Construcción del estanque de retención de Las-Idle