Valparaíso es una de las ciudades más conocidas de Chile, por su historia, patrimonio, instituciones académicas y, sin duda, por su puerto. Localizada en la famosa Región de Valparaíso, hoy en día tiene una población en torno a los 300.000 habitantes, y concentra más de un millón en su área metropolitana.

La conexión marítima de Valparaíso le permitió establecerse como un puerto fundamental para su país, particularmente a partir del siglo XIX y sobre todo el XX. Su complejidad topográfica, unida a la institucional, siendo igualmente inscrita como ciudad patrimonio de la humanidad de la UNESCO en su casco histórico y área fundacional, han supuesto un gran desafío para la expansión portuaria en los últimos años.

Con el objetivo de desarrollar una visión coherente para todo el frente costero, incluyendo el puerto, la Empresa Portuaria Valparaíso (EPV) lanzó un nuevo proceso de diálogo en enero pasado que se extenderá, en una primera etapa, hasta finales de abril con el fin de escuchar las distintas visiones de sus habitantes y autoridades respecto del desarrollo portuario con miras a los 500 años de la ciudad y el cómo establecer una mejor relación ciudad-puerto.

En esta entrevista con Franco Gandolfo, gerente general de EPV, descubrimos cómo ha funcionado este proceso.

Empresa Portuaria Valparaíso, es un miembro activo de AIVP desde 2002

Panoramic View Valparaiso - Javier Rubilar
Vista Panoramica de Valparaiso – Javier Rubilar – www.flickr.com/photos/23579749@N00

Valparaíso Dialoga

AIVP – Los proyectos de expansión de los puertos generan frecuentemente debates ya que implican a actores globales, nacionales y locales, con diferentes puntos de vista e intereses. AIVP ha acompañado este debate en Valparaíso que ha tenido una considerable cobertura mediática y opiniones de ciudadanos, especialistas y políticos. ¿Cuál es el mayor desafío para la relación puerto-ciudad en Valparaíso, después de años de discusión?

Franco Gandolfo, Gerente General de EPV – Puerto Valparaíso ha iniciado este nuevo proceso de diálogo que hemos denominado “Valparaíso Dialoga”, y que principalmente busca establecer los parámetros o condiciones que permitan a la ciudad contar con una ampliación portuaria que enfrente los desafíos del comercio exterior de Chile y, por supuesto, atienda las necesidades de la industria a nivel mundial en consonancia con las diversas e importantes vocaciones que posee la ciudad puerto. Además, pretendemos de esta forma sentar las bases de una nueva forma de relacionamiento entre la actividad portuaria y Valparaíso.

El mayor desafío que tenemos como ciudad es poder encontrar -con la mayor cantidad de actores posibles- los puntos de acuerdo que nos permitan sacar adelante en armonía el desarrollo portuario que se requiere, y que éste se haga aprovechando al máximo uno de los principales activos estratégicos que posee Valparaíso y su puerto, como son las aguas abrigadas que hoy tiene nuestra bahía. Además, debemos convenir cómo esta ampliación conversa y potencia las otras vocaciones de la ciudad, como el patrimonio, el turismo, el comercio, la vida universitaria, entre otros.

Y respecto de las diferencias, ver cómo poder enfrentarlas, solucionarlas y convertirlas en oportunidades para sumarlas a los desafíos que tenemos para un futuro próximo. Hoy Valparaíso necesita inversión y desarrollo, y creemos que la actividad portuaria debe seguir siendo el pilar de esta recuperación de una ciudad tan importante y relevante para el país y su historia, y por supuesto, el puerto de Valparaíso debe continuar siendo uno de los pilares fundamentales del soporte del comercio exterior de nuestro país.

Logo de Valparaíso Dialoga ©EPV

La confianza de la gente

AIVP – Unos de los mayores desafíos al que se enfrentan las empresas y autoridades portuarias como la EPV, es que la interacción puerto-ciudad tiene raíces históricas muy profundas, sin embargo, hasta hace poco, no había un gran diálogo puerto-ciudad, a nivel institucional y, sobre todo, con los ciudadanos. Esto ha generado en muchos casos una cierta desconfianza popular dificultando la búsqueda de un consenso. ¿Qué está haciendo EPV para recuperar la confianza de los habitantes de Valparaíso? ¿Como va a contribuir la iniciativa “Valparaíso dialoga” a este proceso y como está estructurada?

Franco Gandolfo, Gerente General de EPV – El hecho de haber iniciado Valparaíso Dialoga, proceso diseñado con el apoyo de especialistas en esta materia para dar tranquilidad y confianza a todas las partes, es una forma de comenzar a navegar por un mar calmo que permita generar o, más bien, recuperar las confianzas que son fundamentales en este tipo de acciones. El hecho de que como empresa estemos abiertos a escuchar y dialogar con todas las personas que hoy son parte del proceso, que son muchas, creemos que es una forma concreta de acrecentar las confianzas.

El diálogo franco, sincero, respetuoso y con capacidad de ceder en posiciones a veces muy complejas o duras, siempre será bueno para una ciudad como Valparaíso. Y Valparaíso Dialoga es clave para alcanzar estos lazos de confianza.

Ciudad portuaria de Valparaiso ©EPV

Involucrar a los stakeholders

AIVP – Una de las preguntas fundamentales en los procesos de diálogo, es saber quién son los stakeholders que deben estar incluidos. Para Valparaíso Dialoga contactaron con un amplísimo grupo de stakeholders. ¿Como decidieron quién debía participar en este debate? ¿Cuáles han sido los desafíos que se han encontrado en este proceso para involucrar a tantas instituciones y personas con experiencias tan diferentes?

Franco Gandolfo, Gerente General de EPV – Valparaíso Dialoga busca integrar a todos quienes estén interesados en conversar, opinar y proponer sobre el desarrollo de la ciudad, sobre la ampliación portuaria y acerca del relacionamiento puerto-ciudad. Por este motivo, buscamos una metodología de trabajo que permitiera la búsqueda de acuerdos en torno a grandes lineamientos sobre la vocación portuaria de Valparaíso y la necesidad de ampliar el puerto, escuchando y conversando sobre temas como el patrimonio y desarrollo urbano, turismo y borde costero, desarrollo productivo y local, actores portuarios, y desarrollo social y comunitario.

La invitación ha sido amplia e incluyó a autoridades, empresarios, gremios, agrupaciones civiles, profesionales de diferentes áreas, vecinos, dirigentes, trabajadores portuarios, entre otros. Es decir, es una convocatoria abierta y sin exclusiones.

Es un tremendo desafío sacar adelante este proceso en medio de una pandemia y con restricciones sanitarias. Sin embargo, a través de una asesoría externa, ejecutada por Fundación Casa de la Paz, hemos logrado sacar adelante las reuniones a través de la plataforma Zoom y el desarrollo de mesas de trabajo que han permitido una muy rica interacción de opiniones entre los participantes.

Además, en paralelo al trabajo de esas mesas vía Zoom, hemos efectuado actividades masivas donde todos puedan participar y para ello hemos establecido un convenio con la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso para la realización de webinars y charlas abiertas a los interesados que entreguen visiones e información de especialistas que han contribuido a nivelar el conocimiento de las partes y han permitido enriquecer el debate de ideas.

Consejo de Coordinación Ciudad Puerto

AIVP – En Chile está vigente desde hace varios años la ley Nº 19.542, que establece los Consejos Ciudad-Puerto con el objetivo de encontrar un desarrollo armonioso ciudad-puerto. En este Consejo están presentes varios stakeholders, desde la municipalidad, EPV, la cámara de comercio, la región, empresarios o profesionales de planificación. ¿Qué papel tiene el Consejo en este nuevo proceso de diálogo, en el futuro en la visión para los 500 años de Valparaíso y la relación puerto-ciudad?

Franco Gandolfo, Gerente General de EPV – Valparaíso Dialoga es un proceso que hemos diseñado para que sea abierto a la participación y no circunscrito a ninguna instancia. Creemos que era necesaria esta conexión que ha permitido escuchar, por ejemplo, la valoración que la amplia mayoría de los actores otorga a la vocación portuaria para el futuro de la ciudad y, también escuchar, el alto grado de consenso existente sobre la necesidad de una ampliación portuaria. Estos serán insumos muy importantes para el trabajo de todas las instancias normativas y formales existentes.

Una vez que finalicemos este ciclo de diálogo y escucha, seguiremos en una etapa de conversación y avance en cuanto a los acuerdos para alcanzar la necesaria ampliación portuaria y, por supuesto, podremos incluir la instancia del Consejo de Coordinación Ciudad Puerto.

Waterfront of Valparaiso
Habitantes locales visitando el puerto ©EPV

Una visión coherente del frente marítimo

AIVP – Uno de los objetivos principales de Valparaíso Dialoga es desarrollar una visión coherente para todo el frente costero. ¿Qué elementos cree que son fundamentales para esta visión? ¿Cómo cree que se pueden integrar los otros valores de Valparaíso en esta visión, como por ejemplo Valparaíso como ciudad patrimonio o como ciudad universitaria? ¿Qué papel tienen los ciudadanos en esta visión?

Franco Gandolfo, Gerente General de EPV – Primero que todo, un aspecto principal es la compatibilización de usos del borde costero, de propiedad de múltiples actores, donde el puerto es uno más de ellos. Se debe pensar el borde como un espesor, que otorgue vitalidad a esta franja de territorio, no bastan solo paseos y áreas verdes, debe haber usos que acompañen a estos espacios y generen el intercambio necesario que la ciudad requiere. Recogiendo experiencias de otros puertos en el mundo, está el caso por ejemplo del puerto de Palermo en Italia, donde, en su Plan Maestro, determinaron que los puertos se relacionan con las ciudades de tres modos:

  1. Rígido, para las actividades netamente portuarias de transferencia de carga, de acceso público prohibido,
  2. Poroso, para las actividades de cruceros, y de otras actividades marítimas reguladas, y de acceso público eventual, y
  3. Fluido, para las actividades náuticas, culturales y de recreación, de acceso público permanente.

Sobre esta base de ordenamiento metodológico, en Puerto Valparaíso hemos considerado que los espacios públicos de los bordes costeros se habitan mayormente de 3 modos:

  1. Llegar al mar, como lo son embarcaderos, muelles, marinas, entre otros;
  2. Pasear al mar, como lo son paseos, plazas, parques, entre otros, y;
  3. Mirar al mar, como lo son miradores, ascensores, pasarelas, entre otros.

Entre estas tres condiciones, se puede ir construyendo el verdadero espesor de borde costero y marítimo de cada ciudad, y si a lo anterior agregamos los modos de relacionamiento del puerto, obtendremos finalmente que existen bordes costeros rígidos, porosos o fluidos. Estos conceptos, en su combinatoria, los tomamos como base para construir el diagnóstico que dará pie al futuro de la ampliación portuaria y al uso del borde costero y marítimo en su conjunto.

Hoy la ciudad dispone de un borde costero fragmentado, sin la vitalidad de usos suficientes para su subsistencia y de estándar desigual. Para el diálogo es sumamente importante incorporar a todos los actores que son propietarios, concesionarios, administradores o arrendatarios de la franja costera, creemos que el desafío final es poder co-construir un sistema continuo y accesible costero para la ciudad de Valparaíso.

Colaboración con las Universidades

AIVP – Finalmente, la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso colabora en el nuevo proceso de diálogo. ¿Qué papel debe tener el mundo académico en este tipo de proceso? ¿Cómo se puede establecer una colaboración con las universidades?

Franco Gandolfo, Gerente General de EPV – Valparaíso, desde hace ya varios años, se ha ido consolidando como un polo universitario y de educación superior, y una de las instituciones más antiguas es la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, que desde un principio creyó en este proceso y estuvo dispuesta a colaborar para que lleguemos a un buen puerto en estos diálogos.

La academia, desde este punto de vista, es muy importante en todo lo que pase en la ciudad, no sólo en lo portuario. Debemos tener presente la capacidad de investigación, de desarrollar estudios, de aportar con una mirada desde el aula y la investigación al desarrollo de Valparaíso y, por cierto, a la formación de cientos de nuevos profesionales que no solo son de nuestra ciudad, sino que también de todo Chile y también extranjeros.