Recomendación de la AIVP

Numerosas ciudades en el mundo ya recurren a la arquitectura bioclimática con el fin de disminuir su consumo energético y mitigar su impacto en el clima. Este planteamiento combina una reflexión en la morfología de los edificios y su inserción en su entorno con una utilización óptima de las especificidades y potencialidades locales (clima, materiales, medioambiente, etc.). Sin duda alguna, las ciudades portuarias poseen un enorme potencial por explotar.

Vancouver (Canadá)

Concluido en 2009, el Centro de Congresos de Vancouver se presenta como una pieza maestra de una estrategia ecológica urbana para el frente costero, un proceso que responde de esta manera a la ambición de convertirse en « la ciudad más verde del mundo » para el horizonte 2020.

Leer más...

Dunkerque (Francia)

El proyecto Grand Large en Dunkerque es la segunda etapa del proyecto Neptuno lanzado en 1991, proyecto cuyo objetivo principal consistía en devolver la ciudad hacia las dársenas…

Leer más...