13a Conferencia Mundial Ciudades y Puertos : Lecciones de Sant-Nazaire y de Nantes

Publicado por  11 julio, 2012 10:00 am Deja tus comentarios

La 13a Conferencia Mundial de Ciudades y Puertos organizada en Saint-Nazaire y Nantes del 18 al 21 de junio 2012 contó con 450 participantes provenientes de 46 países.

El objetivo de esta nueva Conferencia Mundial de la AIVP consistía en evaluar las respuestas aportadas por los actores del desarrollo de las ciudades portuarias a sus problemáticas de desarrollo. El ángulo de planteamiento de los proyectos elegido esta vez por la AIVP era el del lugar del puerto y sus funciones en la implementación de estrategias de desarrollo sostenible de las ciudades y regiones portuarias. La globalización, cuyos efectos en los puertos y ciudades han adquirido mayor preponderancia en las reflexiones durante estos últimos años, está hoy perfectamente integrada por los territorios. Los participantes de esta última conferencia AIVP ya no se cuestionan sobre la globalización, sino que han revelado el surgimiento y aportado numerosos ejemplos acerca de nuevas estrategias territoriales y de cooperación para facilitar y acelerar las mutaciones y adaptaciones económicas, urbanas y sociales: transición energética y reconversión de los territorios de ciudades y puertos, nuevas cooperaciones entre las actividades portuarias, sectores industriales, mundos universitarios y de la investigación, gobernanzas “a la medida”, que asocian principalmente a los ciudadanos…

A través de los intercambios de experiencias organizados en torno a proyectos desarrollados en ciudades portuarias de todos los continentes, la primera de las constataciones que debemos hacer es que el tema del vínculo ciudad-puerto sigue siendo fundamental cerca de 25 años después de la fundación de la AIVP. Más allá de las estrategias clásicas de recuperación con fines urbanos para proyectos de «frente costero» de los espacios portuarios que han caído en desuso, se plantea el tema de la gobernanza ciudad-puerto. El tema de la integración ciudad-puerto, del «cómo hacer el puerto con la ciudad» es el centro de los debates en la mayoría de las ciudades portuarias. Los proyectos de desarrollo urbano son hoy mucho más que proyectos de mejoramiento o de reconversión de las interfaces ciudad-puerto, derivan de una reflexión global sobre la identidad y las especificidades de la ciudad portuaria contemporánea, en donde la integración de las funciones urbanas y portuarias encuentra su lugar.

Esta conferencia de la AIVP permitió tomarle el peso a los desafíos locales, que van hoy mucho más allá de las estrategias de urbanismo para abordar muy directamente nociones más globales de desempeño económico, bienestar de los ciudadanos y desarrollo sostenible. .

Con respecto a esto, la creación en numerosas ciudades portuarias de centros de investigación que constituyen un «think tank» sobre las problemáticas de desarrollo locales resulta reveladora. Da fe de la voluntad de los actores locales de situar la innovación como prioridad de sus reflexiones estratégicas para responder a los desafíos globales económicos, pero también sociales y ambientales. Autoridades, dirigentes portuarios y empresas se movilizan claramente en favor de un nuevo impulso para las ciudades y regiones portuarias.

Sin duda, la problemática de la energía constituye una muy buena ilustración de este fenómeno. Frente al desafío energético e industrial representado por la desaparición programada de las energías fósiles, las ciudades portuarias se movilizan. Las infraestructuras portuarias existentes, la densidad de las redes y la cercanía de los centros de producción industrial y de consumo hacen que las ciudades portuarias sean lugares privilegiados para la implementación y la experimentación de las energías renovables ligadas a su ambiente marino o fluvial y de los sistemas de ecología industrial relacionados con la trama económica. Energía eólica marina, turbinas eólicas, energía térmica de los mares o mecánica de la marea, incluso, producción de hidrógeno en plataformas marinas son otros tantos caminos explorados o que ya son objeto de apuestas industriales. Transformándose así en productor de energía, el puerto suma a sus funciones clásicas al servicio del transporte de mercancías un nuevo sector y un nuevo desafío, además de adquirir una nueva imagen frente a la comunidad y a las poblaciones.

Siempre en el contexto de esta búsqueda de un nuevo impulso para las ciudades y regiones portuarias, se abre el debate en torno a los temas de la multimodalidad y de las nuevas estrategias territoriales. Se multiplican las iniciativas que recurren a las vías navegables para garantizar la logística local en las ciudades grandes y se tornan económicamente rentables, además de deseables desde el punto de vista ambiental y de la ordenación urbana. A través del puerto y sus funciones, resulta mejor el vínculo entre el puerto y la región metropolitana.

Después del período de coexistencia de los primeros años de la AIVP, luego de la cohabitación organizada entre ciudad y puerto, y más allá incluso de las cooperaciones sectoriales que se desarrollan hoy, ahora parece ser el turno de la creación de asociaciones más cercanas, incluso de la puesta en común de los recursos y de los territorios. Una puesta en común a escala local entre ciudad, puerto y sus socios pero también a escala regional.

En un contexto de crisis económica y ambiental global, el juego de la competencia se desplaza. Las ciudades portuarias de un mismo territorio geopolítico y económico se alían ahora para constituir conjuntos más coherentes y más competitivos frente a otras regiones del mundo. Esta 13ª Conferencia de la AIVP ha demostrado que las «gateways» y “clusters” regionales, nacionales e incluso transnacionales se multiplican. Ahora, se trata de promover, en torno a las funciones portuarias, un desarrollo territorial regional que asocie a varias ciudades y puertos capaces de integrar y de tratar simultáneamente las problemáticas sociales, económicas y ambientales, asignándoles el mismo grado importancia.

Quizás este sea el mensaje más fuerte que dio el Estuario del Loira a los delegados que participaron en los trabajos de la AIVP: ¡la respuesta a los desafíos globales supone poseer la capacidad y la inteligencia para hacer evolucionar las ciudades portuarias de la competencia a la cooperación!

www.citiesandports2012.com

PARTAGER

Deja un comentario