¿Cómo será el futuro para el suministro de energía onshore en Europa?

Publicado por  30 mayo, 2013 10:06 am Deja tus comentarios

En el marco de la conferencia organizada el 24 de abril de 2013 en Le Havre por la asociación Cruise Europe, el tema del abastecimiento energético de los barcos en tierra firme (Onshore Power Supply) fue objeto de un debate específico.

La inscripción de este tema en el orden del día de la manifestación refleja su importancia en el mundo actual del crucero ante el aumento continuo del precio del carburante y las restricciones ambientales. Conocida también en francés con el nombre de «courant de quai» y en inglés como «cold ironing» e incluso «alternative marine power», esta tecnología parece imponerse cada vez más en los muelles, no sólo en cuanto a los barcos de cruceros, sino que también para la flota mercante.

El principio es, a priori, bastante simple y parece derivar del sentido común. Para abastecerse de energía en el muelle, el barco no utiliza sus propios generadores de a bordo, sino que se conecta a la red eléctrica existente o bien a un generador ad hoc instalado en el puerto alimentado generalmente por GNL o hidrógeno. Cabe destacar que las necesidades energéticas de un barco de crucero son considerables. En promedio, representan 3 veces las necesidades de un barco portacontenedores. Por lo tanto, el desafío resulta particularmente importante para los cruceros, considerando además que, de preferencia, los barcos son recibidos en las cercanías del corazón histórico de las ciudades y ¡que las escalas se multiplican con unidades enormes en el muelle en forma simultánea durante la temporada!

Las ventajas parecen evidentes para el ambiente urbano inmediato y las mismas compañías de cruceros: poco o nada de contaminación del aire, menos ruido, menos contaminación global. No obstante, la conexión a la red local se torna delicada en vista de la potencia requerida. ¡Atención con los riesgos del pico de consumo que podría fundir la red! Generador o red local, es preciso evaluar el tema de la seguridad del abastecimiento. El abandono de la autonomía energética del barco supone confianza absoluta del armador en las instalaciones terrestres. ¿Cómo poder prever desde ya los eventuales cortes de corriente técnicos o sindicales?

Si bien algunas empresas marítimas como Holland America Line depositan su confianza en este modo de abastecimiento energético e invierten en la construcción de barcos preequipados, en especial, para operar en las costas del oeste norteamericano, no es el caso todavía en Europa. Las partes interesadas recalcaron las dificultades relativas a las diferencias de tarificación de la corriente eléctrica entre países europeos. Por otro lado, la tecnología ya estaría amenazada por la implementación de nuevos equipamientos que permitan que los barcos funcionen con GNL. Sin embargo, este medio de propulsión no es tan apreciado por el público como por los profesionales en lo que respecta a los barcos de cruceros. ¡Las reticencias en cuanto a los depósitos de gas bajo los pies de los pasajeros son muchas! Sea lo que sea, la Comisión Europea se orienta hacia un endurecimiento de las disposiciones en materia de normas contra la contaminación en los puertos. Suministro de energía onshore, GNL… los operadores de cruceros tendrán que adaptarse. Una ocasión para analizar de nuevo el balance energético de estos barcos. Todavía es preciso lograr ganancias en materia de ahorro de energía considerables, sobre todo, en los que respecta a la climatización. ¡La contribución de los operadores de cruceros a la problemática ambiental también pasa por ahí!

Olivier Lemaire
Director General de la AIVP

PARTAGER

Deja un comentario